Plan para 'rescatar' el café colombiano los próximos años

El objetivo es que el país pase a producir 14 millones de sacos en el 2014.

Archivo

El plan para 'rescatar' al mejor café del mundo

Archivo

POR:
diciembre 04 de 2011 - 07:38 a.m.
2011-12-04

 

El futuro de la industria cafetera nacional está en manos de los productores. Y es que sólo si acogen al pie de la letra el plan de renovar 120 mil hectáreas anuales, estructurado por las autoridades del sector, los colombianos podrán conservar el calificativo de cafeteros.
 
La estrategia de tumbar los cafetales viejos para reemplazarlos por variedades más productivas y renovadas plantea la meta de saltar de los 8,3 millones de sacos que producen hoy, a 14 millones en el 2014.
 
Por ahora, las cifras oficiales indican que este año la producción será de unos 8,3 millones de sacos de 60 kilos, mientras que en el 2010 fueron 8,9 millones. Por su parte, las exportaciones del grano se estancaron. En los últimos dos años fueron de 7,8 millones de sacos, es decir, que no hubo crecimiento.
 
Sin embargo, las cuentas a mano alzada permiten ser optimistas sobre la recuperación. En los próximos tres años entrarán en etapa productiva 450.000 hectáreas que han venido renovándose desde el 2008, las cuales, por sí solas, arrojarían una cosecha anual de más de 10 millones de sacos.
 
La razón: la nueva variedad que se cultiva en el país,  castillo regional , produce 17 por ciento más granos que el tradicional  caturra  que hasta hace pocos años dominaron la caficultura nacional. Los cálculos de la Federación de Cafeteros indican que para ese año el área sembrada será de 1'100.000 hectáreas, pues a las 914.000 actuales, se sumarán 200.000 más o nuevas áreas que están sembrándose. Las primeras 30.000 ya están plantadas.
 
Sin embargo, no sólo es necesario tener listos los nuevos cultivos. También se requiere que los cafeteros siembren como mínimo 5.000 árboles por hectárea (hay zonas donde caben 10.000), con un programa de fertilización adecuado.
 
Poco café y buenos precios
 
Aunque el reto de producir más suena complejo, la realidad es que hay con qué. En los últimos años los cafeteros se han visto favorecidos por los buenos precios internacionales del grano. En enero del 2009 una libra de suaves colombianos valía 1,30 dólares, mientras que en el 2010 cerró en 2,69 dólares. Es más, en mayo de este año logró el más alto de su historia, 3,32 dólares. Hoy, el mercado mundial paga el grano nacional a 2,60 dólares la libra, pero aún así sigue siendo buen precio.
 
De forma paralela con el comportamiento anotado de los precios, en el país el invierno y la roya hacían de las suyas: mermar la producción y, por ende, las exportaciones, que este año cerrarán en 8 millones de sacos; en el 2010 fueron 7,8 millones.
 
Los precios y la escasez  
Hubo 'reacomodo' de las mezclas
 
 "De manera sustancial, hoy, el porcentaje en las mezclas de café varían entre 10 y el 40 por ciento; por esto, el grano colombiano se ha convertido en parte de las mezclas; así se justifica el argumento de que el café que se consume 'tiene algo' de Colombia; pero la mayoría es una mezcla", dijo Germán Meneses, jefe de compras de la tostadora Brooklyn Roasting Company, con sede en Nueva York.
 
En el norte de Europa la situación es algo más favorable para el café colombiano, pues no buscan 'el grueso' de las exportaciones colombianas, sino productos más exclusivos.
 
"Sentimos esa escasez, reflejada en los altos precios, pero nuestras compras son de cafés especiales, es decir, los de mejor calidad", explicó desde Oslo (Noruega), Robert William, jefe de compras de la tostadora Kaffa Roastery.
 
El vocero de esta empresa destacó que, así sea con precios altos, seguirá comprando, de forma directa, cafés especiales (apreciados por su alta calidad) a los caficultores colombianos.
 
JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
Redacción de Economía y Negocios
Siga bajando para encontrar más contenido