Así planea el Gobierno potenciar la economía de Colombia

Vuelven subsidios a tasas de interés para vivienda de clase media y beneficios a inversionistas.

Así planea el Gobierno potenciar la economía de Colombia

Archivo Portafolio

Así planea el Gobierno potenciar la economía de Colombia

Finanzas
POR:
mayo 31 de 2015 - 04:06 p.m.
2015-05-31

Un crecimiento de la economía por encima de 3,5 por ciento y la generación de 322.920 empleos nuevos a partir de una inversión de 16,8 billones de pesos son las apuestas globales del Gobierno Nacional con el Plan de Impulso a la Prosperidad y el Empleo, bautizado como Pipe 2.0 y presentado esta semana por el presidente Juan Manuel Santos.

Con esa plata, que es más de tres veces el monto destinado para la primera versión del Pipe en el 2013 (5 billones), se pretenden hacer obras viales, vivienda urbana y rural, aulas escolares, y promover la industria, el turismo y la minería. Todo, para que los recursos públicos en movimiento dinamicen la producción y la economía no pierda el impulso, luego de la desaceleración provocada por la crisis del precio del petróleo.

Aunque las medidas se toman ahora y se espera que las inversiones anunciadas se vean reflejadas en las cuentas económicas del 2015, las obras se harán a lo largo de los años que le quedan al actual gobierno, con recursos de presupuestos futuros.

Las inversiones permitirán realizar obras viales en las regiones con los recursos de regalías que no se habían gastado y con parte de los ahorros que se tenían guardados hasta ahora de estos dineros. Estas dos fuentes suman 5,5 billones de pesos.

La educación, que en el anterior Pipe no figuró, contará con 5 billones de pesos, 2 de los cuales los pondrá el Gobierno Nacional; 2 más, las regalías, y 1 billón provendrá de las alianzas público–privadas. La meta es ampliar la estructura física de los colegios, de modo que se ponga en marcha la jornada única.

También el sector minero aparece por primera vez en un plan de choque. En esta ocasión ya no es aquella locomotora que impulsaba la economía, con crecimientos de 5,9 por ciento. Ahora está débil y el Pipe 2.0 incluyó 10 medidas para estimular la exploración minera y petrolera y lograr así aumentar la producción de hidrocarburos.

El sector construcción, que fue el foco del primer Pipe, ahora también se puso en la mira, a través de la reactivación de los subsidios a la tasa de interés para adquirir vivienda de clase media y el rediseño de la política de vivienda rural. Este tema es prácticamente la cuota para el sector agro en el Pipe 2.0.

En pos de dar un empujón a la industria, sector que no ha podido despegar como se espera, ahora se toman medidas para que puedan beneficiarse tributariamente las empresas que promuevan productos y servicios innovadores.

Así mismo, el Pipe 2.0 destinará 900.000 millones de pesos a través de créditos de Bancóldex, para promover a quienes ayuden a subir las exportaciones, porque la meta es que el país aumente las ventas externas de productos no mineros, que hoy son del orden de los 14.000 millones de dólares, a 30.000 millones de dólares en el 2018.

En su mayoría, los empresarios de los sectores beneficiados, celebraron el contenido del plan.

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, dijo que los 4 billones de pesos adicionales para inversión en obras públicas no solo contribuirá a mitigar los efectos adversos de la actual coyuntura económica, sino que serán fuente de generación de cerca de 40.000 empleos.

Para el presidente de Protela, César Maldonado, el país debe enfocarse en lograr más resultados en la lucha anticontrabando. “A Colombia ingresan 900 millones de metros cuadrados al año de telas, a precios que no compensan ni siquiera la materia prima”.

Por el contrario, un empresario que pidió reserva de su nombre indicó: “No podemos activar planes milagrosos para exportar cuando tenemos problemas estructurales que tomarán mucho tiempo, como la escasez de infraestructura vial, el contrabando, los altos costos de la energía y el gas, y el déficit de mano de obra calificada.

Así las cosas, el reto para el Gobierno es pasar de las palabras a los hechos e ir más allá de los planes de choque.

Industria, a exportar

Una prórroga, por dos años más, de la política de arancel cero para materias primas y bienes no producidos en el país es uno de los incentivos para la industria.

Además, Bancóldex dispondrá de créditos por un billón de pesos para financiar inversiones que potencien la capacidad de los empresarios colombianos de exportar y de competir con importaciones.

Para mejorar la competitividad de los productos nacionales, se fortalecerá la lucha anticontrabando.

Vivienda, con menos casas gratis

A través del Pipe 2.0, el Gobierno anuncio más de un billón de pesos para financiar cerca de 60.000 soluciones de vivienda en áreas rurales (construcción y mejoramiento) y el regreso de subsidios a la tasa de interés para adquirir vivienda de clase media (entre 85 y 200 millones de pesos), lo que beneficiará a 40.000 colombianos.

Vale aclarar que, como el país no tiene recursos adicionales a los ya establecidos en el presupuesto general para el 2015, los subsidios a la compra de vivienda de clase media llevarán a reducir el número de viviendas gratis. Las 100.000 casas que se venían construyendo, a cero costo para la población más vulnerable del país, iba en 50.000 antes del Pipe. Ahora la cantidad faltante tendrá que bajar a solo 30.000 viviendas.

La realidad del impulso a la educación, el agro y el turismo

Para la educación, el Pipe 2.0 promoverá la intervención de 1.500 colegios, en los que se hará una inversión de 5 billones de pesos para ampliar el número de aulas en 30.680.

La construcción de la infraestructura educativa se iniciará en diciembre de este año.

A su vez, el turismo se beneficiará con créditos a través de Bancóldex, mientras que se crean beneficios tributarios para los inversionistas que inicien construcción de hoteles antes de terminar el año 2017.

Con las medidas para la industria se pretende incrementar la productividad del sector en 15 por ciento.

En cuanto al agro, el impulso al sector en el 2015 prácticamente estará dado por el rediseño del modelo de vivienda, con la construcción de 24.993 casas que antes eran de 36 metros cuadrados y ahora serán de 55.

Para que la minería vuelva a reinar

Las medidas del Pipe 2.0 para ayudar a que el sector minero-energético vuelva a tener los crecimientos que lo convirtieron en locomotora para la economía sin duda aliviarán los costos de exploración y producción de recursos del subsuelo.

Este sector venía en declive y cayó aún más por la descolgada del precio internacional del petróleo. Para contrarrestar esto, un paquete de 10 incentivos se incluyó en el Pipe 2.0. Desde la creación de regalías variables para que el Estado le cobre menos al que produzca hidrocarburos y otros productos mineros por encima de la meta pactada inicialmente, hasta la ampliación de plazos en la fase exploratoria para hallar hidrocarburos y la reducción de la contraprestación que pagan los concesionarios mineros por el derecho a explorar el subsuelo están en el plan de choque. De igual manera, se mantendrán beneficios arancelarios (0 arancel) para inversiones en el sector minero, gabela que fue adoptada en el 2013 a través del Decreto 1755.

EL TIEMPO