Planteamiento para enfrentar la crisis

La crisis finalmente golpea al sector productivo de nuestro país, en diferente grado y magnitud. En este contexto, más que nunca, se requiere cabeza fría para tomar aquellas decisiones que impacten la productividad y la continuidad operacional, la imagen y la reputación empresarial, y el valor de las marcas. La competitividad, vivida con calidad y productividad, requiere ser reenfocada a controlar márgenes y costos para por lo menos, sostener la rentabilidad. Es difícil plantear una secuencia de las decisiones a tomar, porque dependen mucho del tamaño del mercado, del ambiente empresarial y de las características de la empresa y del sector, pero a continuación se plantean algunos temas claves.

POR:
mayo 21 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-21

1. Es preciso revisar la estrategia y los procesos empresariales, para identificar oportunidades de optimización de los costos y de los procesos, de cara al cliente. Se requiere una tercerización más inteligente, pensando inclusive en modelos de riesgo compartido, que transfieran beneficios a las partes en función de los resultados. Esto requiere ante todo una apertura mental tanto de contratistas como de contratantes, de clientes y proveedores. En un escenario de crisis, esto es un buen punto de partida para asegurar la continuidad y la mejora de los procesos de negocios. 2. La prioridad debería ser asegurar el conocimiento. A diferencia de la crisis económica de 1930, nuestra sociedad está basada en una economía de la información y del conocimiento. Por eso, es impensable plantear estrategias de reducción de personal a cualquier costo. Esto puede contribuir en el corto plazo, pero es riesgoso a largo tiempo. En ese sentido, como muchos expertos lo han planteado, retener el personal clave de los procesos que generan valor es propio de líderes empresariales que tienen conciencia de la crisis, pero que no actúan a la ligera. 3. En contextos tan turbulentos, quienes primero pagan los platos rotos son la operación y el mantenimiento. En Colombia es frecuente encontrar organizaciones intermitentes de mantenimiento: cuando las máquinas marchan bien, desaparecen; cuando las máquinas marchan mal, reaparecen con grandes retos y problemas. Y si hay crisis, este proceso se acelera. Se requiere visión de largo plazo y acciones concretas en el día a día, pero no sacrificando aquello que asegura la sostenibilidad. Las grandes empresas felizmente han entendido que, después de todo, la operación y el mantenimiento son la fuente última de la rentabilidad, la sostenibilidad, la imagen y la reputación de un negocio. 4. Al revisar los enfoques de empresas de diferentes sectores, se pueden encontrar factores comunes: reducción u optimización de costos, revisión de las iniciativas de inversión y aprovechamiento de las oportunidades que se generan con la crisis. Finalmente, hay que atreverse a ver las oportunidades y a pensar diferente: revisar la estrategia, actuar con sensatez, nutrirse de diferentes puntos de vista, encontrar oportunidades detrás de cada riesgo. En síntesis, utilizar la crisis como fuente de reto, inspiración y creatividad.'' Las empresas han entendido que la ope- ración y el mantenimi- ento son la fuente de rentabilidad y sosteni- bilidad de un negocio.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido