Plantean cambio en esquema de negociación del mínimo

El Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario propone que haya un modelo regional.

Plantean cambio en esquema de negociación del mínimo

Archivo particular

Plantean cambio en esquema de negociación del mínimo

Finanzas
POR:
diciembre 23 de 2014 - 10:55 p.m.
2014-12-23

En las últimas dos décadas, son pocas las veces en que empresarios y trabajadores con la mediación del Gobierno han logrado un acuerdo sobre el incremento del salario mínimo.

Ante esta situación, el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario plantea un ajuste al modelo de concertación tripartita que funciona actualmente en Colombia.

Dicho de otra manera, lo que se propone es que el esquema actual, en el que participan organizaciones sindicales, empresarios y Gobierno, con el acompañamiento de organizaciones de pensionados y desempleados, sea reemplazado por un modelo en el que el incremento de la remuneración mínima se defina en las regiones.

El estudio asegura que solamente en cinco oportunidades durante los últimos 18 años se logró un consenso, “lo que evidencia una tendencia a la fijación unilateral del Gobierno prevista en principio como respuesta residual de los intentos de concertación”.

Así las cosas y teniendo en cuenta las diferencias en costo de vida y productividad entre una zona del país y otra, lo que se busca es que haya una “descentralización de la política de fijación del salario mínimo por regiones o departamentos en función del poder adquisitivo específico de acuerdo a los contextos regionales para favorecer la política de formalización laboral y la productividad”.

Propuestas en este sentido han aparecido en otras ocasiones, y en su momento se han señalado los problemas que tendría este mecanismo, como el impacto en el mercado laboral de algunas regiones, el Observatorio plantea que haya una actualización periódica de la remumeración.

De cualquier manera, el planteamiento insiste en que la base debe ser el IPC causado, con el fin de garantizar que las familias puedan mantener su poder adquisitivo.

El informe señala que este mecanismo es de vital importancia en un escenario de posconflicto. “La política salarial debe ser coherente con las propuestas de reinserción laboral, de cara a que en las regiones más afectadas se pueda hacer una promoción más audaz de empleabilidad entre las diferentes empresas que invertirán en su desarrollo”.

El esquema actual de definición del mínimo también ha sido cuestionado en entidades como fondos de pensiones y aseguradoras, pues el incremento del mínimo afecta las mesadas de los jubilados y las pólizas de rentas vitalicias.

De hecho, Asofondos ha planteado en meses recientes que, para los trabajadores antiguos el mínimo se ajuste con inflación más unos puntos de productividad, y que para quienes se están vinculando al mercado laboral se tenga en cuenta solamente el IPC.

Este debate se da en momentos en que quedan pocos días para que termine el año, plazo para que la Comisión de Concertación defina el incremento.

Por lo pronto, los empresarios se mantienen en un ofrecimiento de 4,2 por ciento, mientras que los trabajadores piden 9,5 por ciento.