Más plazo en norma de la CAN

El vuelco a la política arancelaria de la Comunidad Andina (CAN) que busca darles un tratamiento común a las importaciones de productos desde terceros países, deberá esperar, en el mejor de los casos, otro mes.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

Con la Decisión 693, las autoridades de la CAN ampliaron hasta el 20 de octubre el periodo de gracia durante el cual sus socios (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia) no están obligados a aplicar el Arancel Externo Común (AEC) mientras diseñan sus nuevas políticas arancelarias. Los cambios que se les harán a los niveles del AEC (impuestos a las importaciones) hacen parte de los ajustes que, en diferentes áreas, están haciendo los gobiernos andinos con miras a aumentar la competitividad de sus respectivos países en la agitada y convulsionada economía internacional al reducirles a empresarios los costos de los bienes importados. Colombia, por ejemplo, tiene el interés de que los bienes de capital, insumos y hasta materias primas que no se produzcan en el país o en la Región Andina tengan un gravamen arancelario bajo. Así, la industria nacional baja sus costos productivos y puede competir en mejores condiciones en el exterior y con los productos importados. Esto, sin abrirle una ‘tronera’ a los recaudos fiscales. Igualmente, las autoridades colombianas de comercio exterior y tributaria están en el plan de ajustar el esquema arancelario para hacerlo más racional de manera que, sin desproteger la industria nacional, el arancel de las materias primas e insumos no sea superior al de los productos finales importados para que aquellos no pierdan competitividad. El objetivo prioritario, por lo menos para el caso colombiano, es impulsar la modernización de la industria y la denominada transformación productiva, bien sea consolidando sectores de alto potencial exportador y/o impulsando nuevos renglones capaces de competir exitosamente en el exterior. La política arancelaria andina, reflejada en el AEC, no ha sido fielmente acatada por sus socios y ha sido fuente de permanentes discrepancias por lo que los expertos denominan perforación del arancel, es decir, cobrar una tarifa más baja que la acordada. Las nuevas realidades de la economía internacional y el auge de los TLC, aumentaron las tensiones entre los países andinos por los niveles arancelarios negociados en esos acuerdos, lo que llevó a la necesidad de replantear la política arancelaria común y su AEC.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido