Población: problema de doble vía

Si el país empieza a desatrasarse ya, en el 2030 acortaría la distancia frente a los más avanzados.

Archivo Portafolio.co

Vías

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 27 de 2011 - 05:31 p.m.
2011-09-27

 

Para que Colombia alcance un patrón de crecimiento consistente con los cambios en el mundo, con pleno empleo de sus recursos productivos y protegiendo el medio ambiente, en el 2020 la locomotora de la infraestructura deberá estar a todo vapor.

Así lo sugiere, dentro sus proyecciones, el departamento de Planeación Nacional para que la inversión en ese año represente cerca del 25 por ciento del PIB.

El estudio ‘Visión Colombia II Centenario: 2019’ señala que será necesario desarrollar una infraestructura adecuada, que permita eliminar los sobrecostos generados por las dificultades de interconexión e incrementar la productividad general de la economía.

En este sentido, a través del Eje Puebla–Panamá y la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (Iirsa), Colombia deberá desarrollar corredores de flujos de comercio que permitan articular las actividades económicas, no sólo con sus países vecinos, sino con toda la región.

“Impulsar la carretera Panamericana, las hidrovías de Meta y Putumayo y la facilitación del transporte en los pasos de frontera será esencial para estos propósitos”, recomienda el informe.

Agrega que será necesario, entonces, desarrollar una red de carreteras articulada y homogénea –de carreteras troncales y transversales– a partir de la red arterial existente, con el fin de ofrecer al usuario una infraestructura con excelentes condiciones de servicio, con énfasis en los corredores de comercio exterior.

“No sólo ampliadas a doble calzada, sino buscando que las altas pendientes se puedan vencer con modernos trazados, túneles y puentes”, dice Daniel Flórez Pérez, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI).

Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), señala que en el país ya hay cerca de 1.000 kilómetros de dobles calzadas, pero los expertos advierten que el tráfico interurbano podría colapsar en el 2014 si no contamos con cerca de 3.000 kilómetros continuos de esas características.

otras obras pendientes

En materia de puertos, las necesidades tampoco dan espera. Según la CCI, para el carbón, el déficit de capacidad en los puertos colombianos será de 24,44 millones de toneladas anuales en el 2019.

Las instalaciones portuarias públicas tendrán un déficit de 14,5 millones de toneladas anuales para ese año.

Para superar esa dificultad, Flórez aconseja ir cambiando el ancho de las carrileras a estándares universales, así sea implementando –por ahora– un tercer carril.

“Si no hay integración, por ejemplo, con puertos multimodales no alcanzaremos la eficiencia siquiera comparable con la de otros países en vías de desarrollo. Los grandes puertos deben implementar programas computarizados en el manejo de contenedores y el Gobierno debe desarrollar otros proyectos de creación de nuevos puntos de embarque y desembarque”, dice Flórez. Además propone unir, por ejemplo, Medellín con el Urabá y el Pacífico mediante una red de ferrocarriles electrificados y carreteras, como alternativa al Canal de Panamá.

Por su parte, Caicedo Ferrer dice que en el 2020 será necesario utilizar el río Magdalena para transportar carga a precios competitivos.

“Se debe conectar el centro de acopio de carbón y otros minerales de la Sabana cundiboyacense con el puerto fluvial del Magdalena en Barrancabermeja”, propone.

El ministro de Transporte, Germán Cardona, se imagina que la infraestructura de la próxima década ya contará con una megaobra como las Autopistas de la Montaña y terminada la vía Puerto Gaitán (Meta)–Puerto Carreño (Vichada).

En el tema férreo prevé que ya estará operando el gran corredor férreo, transportando más de 100 millones de toneladas al año.

El ferrocarril central tendrá 520 kilómetros, el Carare 400, el Atlántico 250 y el del Pacífico 1.600 kilómetros.

“Habrá unos megapuertos en el Caribe y en el Pacífico, donde además el vuelco hacia el desarrollo de Buenaventura será total, muy similar a Guayaquil (Ecuador)”, dice el Ministro. Para cumplir con los planes, Cardona dice que “será necesario no pensar en grande, sino en inmenso, porque el rezago en materia de infraestructura es muy grande”.

SE NECESITA UN BANCO DE PROYECTOS

El presidente de la SCI dice que para consolidar la integración y modernización, será necesario constituir un Banco de Proyectos que permita no sólo la ejecución de las obras de este cuatrienio, sino también las que requiera el país en la próxima década.

Para este efecto deberá incrementarse significativamente la partida presupuestal asignada para estudios y diseños y aumentar el ritmo de contratación correspondiente.

“Consolidando esta herramienta el país podrá contar con un conjunto de proyectos estructurados mediante estudios de Fase I (prefactibilidad) y Fase II (factibilidad) que permitirán acometer un plan significativo de construcción de obras en la red vial primaria, secundaria y terciaria”, explica Daniel Flórez Pérez, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Christian Pardo Q.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido