¿Podrá E.U. recuperar su ‘sueño’ americano?

La disputa por la nominación demócrata a la presidencia de Estados Unidos ha alcanzado ahora particularidades poco vistas en el pasado, comenzando por lo que representan los dos candidatos: Hillary Clinton y Barack Obama.

POR:
mayo 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-03

La vida de Hillary era más conocida que la de Obama hasta hace algunos meses cuando todo indicaba que ella era la candidata segura. Hoy las cosas son a otro precio: el candidato ha logrado posicionarse y despejar dudas acerca de su capacidad para ocupar la presidencia de la potencia. Aunque no es contuntende la diferencia, Obama tiene más delegados regionales para llegar a la convención del Partido Demócrata, en caso de que esta se realice y no abandonde alguno de los dos aspirantes. Saber quién es Barack Obama es fácil, pues su vida es muy sencilla y a lo mejor este es uno de sus grandes encantos: un senador junior del estado de Illinois que comenzó la vida como organizador de algunas de las comunidades más pobres de Chicago y abogado de la Universidad de Harvard, donde fue elegido primer presidente agro-americano del Harvard Law Review. También fue profesor de derecho constitucional en la Universidad de Chicago. Su corta vida pública hace dudar a muchos sobre su recorrido legislativo y de gobierno para ser presidente. Sin embargo, Obama ha logrado con sus ideas colocarse en el primer lugar y muy seguramente será el candidato. ¿Y qué piensa Obama? En este libro, escrito por él, se describe su vida, su pensamiento sobre cosas simples del comportamiento de la gente, sus ideas políticas y por qué no su claridad acerca de lo que muchos le han tratado de culpar: ¿hasta donde es americano en sus creencias? - “Creo en el libre comercio, en la competencia y en la capacidad emprendedora”. En el capítulo séptimo se analizan sus ideas sobre Estados Unidos en un mundo globalizado. - “Me gustaría que Estados Unidos tuviera menos abogados y más ingenieros”. En el capítulo quinto se desarrolla buena parte de sus ideas sobre la educación. - “Rechazo la política basada solamente en la identidad racial, el género, la orientación sexual o cualquier tipo de victimismo”. - “Creo que muchos de los males que aquejan a las ciudades proceden de una quiebra cultural que no puede curarse sólo con dinero y que nuestros valores y nuestra vida espiritual son al menos tan importantes como nuestro producto nacional bruto”. silgom@portafolio.com.co WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido