Polémica por las cifras de empleo: se incrementaron los trabajadores por cuenta propia en el primer trimestre

Ahora que hay desaceleración local con alta probabilidad recesiva en el primer trimestre y crisis internacional, los ocupados van en alza.

POR:
mayo 01 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-01

El aumento de 429.000 colombianos ocupados en marzo simultáneamente con una caída de 12,8 por ciento en la producción industrial y de 4,1 por ciento en el comercio al por menor en febrero con reducciones de 6,7 y 1,2 por ciento en el empleo, respectivamente, según los reportes del Dane, comienza a llamar la atención de los analistas.

Para el consultor y ex director del Dane César Caballero, las cifras del mercado laboral son un tanto extrañas, al tiempo que el director del Observatorio de la Seguridad Social del Externado, Stefano Farné, señala con toda la ironía posible que Colombia encontró la fórmula para aumentar el empleo en medio de grandísimas dificultades económicas.

La información del Dane para los tres primeros meses del 2009 estuvo precedida de la que dio cuenta de un crecimiento de 2,5 por ciento del PIB en todo el 2008 y de una descenso de 0,7 por ciento en octubre-diciembre respecto al trimestre anterior. No sobra recordar que a partir del segundo semestre del 2006 cuando la economía estaba 'volando' la ocupación caía; los ajustes a la metodología de la encuesta de hogares (que mide el mercado de trabajo) fueron señalados de ser los responsables de esa paradoja.

El director del Dane, Héctor Maldonado, afirma de manera tajante que -desde entonces- no ha habido cambios metodológicos en la encuesta y que "estadísticamente" no lo sorprende lo sucedido recientemente, aunque reconoce que hay fenómenos para los que aún no hay explicación.

Maldonado llama la atención sobre la necesidad de tener en cuenta que el objetivo y los periodos de referencia de cada una de las investigaciones de la entidad son diferentes; a cada una de ellas, dice, se le aplican estrictos controles de calidad y de consistencia interna, que es lo que le permite al Dane producir información oportuna y de calidad.

Además, agrega, se espera que, ante cambios adversos en la actividad productiva, el empleo se demore en reaccionar un poco más que otras variables económicas, y coincide con el ministro de la Protección, Diego Palacio, en que los empresarios no despiden de inmediato a sus trabajadores porque el reentrenamiento es muy costoso lo mismo que el rompimiento unilateral de los contratos de trabajo.

Caballero acepta que en medio de la recesión sí puede aumentar la ocupación con empleos de menor calidad, pero observa que el subempleo en lugar de subir, en el último año terminado en febrero bajó de 31,7 a 29,4 por ciento. ¿Ante la crisis los trabajadores se vuelven conformes con el empleo que tienen o temen perderlo y ya no se sienten subempleados? Es posible, responde un funcionario del Dane, pero Caballero argumenta que para que eso suceda sería necesario que la gente estuviera perdiendo su empleo y que según las cifras de la entidad lo que está ocurriendo es lo contrario.

Farné recuerda que la tasa anual de ocupación creció en los últimos tres meses finalizados en febrero (más ocupados) y que en este mismo mes los subempleados bajaron en 300.000. "¿Será verdad tanta belleza?, "¿o es que las cifras de las encuestas de hogares, no obstante los esfuerzos de la nueva administración del Dane, siguen presentando serios problemas?".

Los resultados del PIB del último trimestre del año pasado están resultando consistentes con otras investigaciones del Dane, manifestó Maldonado. En ese periodo el empleo industrial, según la muestra mensual manufacturera, se redujo 4 por ciento.

Un ejercicio realizado por la entidad con los datos de la encuesta de hogares -teniendo en cuenta las características de la muestra: establecimientos con más de 10 empleados vinculados con contrato laboral - dio como resultado un descenso de 5 por ciento en el empleo.

En el primer trimestre la ocupación en todo el país aumentó en 393.000, de los cuales las empresas y particulares (sin incluir servicio doméstico ni jornaleros) aportaron 35.000; los restantes 358.000 fueron responsabilidad de los trabajadores por cuenta propia (subieron 518.000) y los trabajadores familiares sin remuneración (124.000 más), que compensaron ampliamente las reducciones del Gobierno (94.000), servicio doméstico (33.000), patronos o empleadores (16.000) y jornaleros (184.000).

Lo anterior significa que la peor parte de la crisis está recayendo en el empleo de calidad, que es el que está mediado por un contrato de trabajo y afiliación a la seguridad social, pues estas características no están presentes en la mayoría del numeroso grupo de los trabajadores por cuenta propia, que son el 42,1 por ciento del empleo total, y otros ocupados.

Los primeros efectos de la crisis internacional se sienten en las empresas exportadoras, señaló el ministro Palacio. No es de extrañar, entonces, que como observa Ricardo Bonilla, investigador del CID (Universidad Nacional), el año pasado, con la reducción las ventas de vehículos a Venezuela, las ensambladoras despidieron personal; o que, según Paula Trujillo, directora de competitividad del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda), entre empleos directos e indirectos se han perdido 60.000 puestos de trabajo del sector en Antioquia.

Para Farné hay algo que no funciona en las encuestas del Dane; la entidad, agrega, no ha dado una explicación satisfactoria y los investigadores no han descubierto de qué se trata. "Bien vale de las autoridades oficiales algún tipo de explicación", reclama César Caballero.  

Más información, pero después

El director del Dane, Héctor Maldonado, había anunciado que el pasado jueves entregaría mucha más información sobre el comportamiento del mercado laboral. Sin embargo, esto no ocurrió.

En la entidad explicaron que todavía están procesando y verificando la información de manera que no haya duda alguna sobre las cifras desagregadas. Finalizado este trabajo, la 'colgarán' en la página web. Con los cambios económicos se generan muchas preguntas e inquietudes, comentó Maldonado, pero a renglón seguido advirtió que hay que tener en cuenta que "las cifras no son un retrato sino que ayudan a interpretar lo que está pasando".

Una mayor apertura en la información hace parte del objetivo del Dane para este año de consolidar todos sus procesos y reducir el rezago en la entrega de los resultados de sus investigaciones, puntualizó el directivo.

Siga bajando para encontrar más contenido