Polémica por ritmo de la construcción

Redacción de economía y negocios Los constructores están divididos sobre la coyuntura actual y el futuro del sector.

POR:
noviembre 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-29

Mientras algunos empresarios aseguran que las ventas han comenzado a ceder, otros sostienen que no hay razón para pensar en una desaceleración y que las señales de menor ritmo son normales dentro del ciclo sectorial. Sin embargo, la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo del tercer trimestre del año muestra una leve reducción de la intención de compra por parte de los consumidores, al pasar de 44,7 por ciento en septiembre del 2006 a 41,4 por ciento en el mismo mes del 2007, caída que coincide con afirmaciones de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol). Y es que el incremento en las tasas de interés y, de paso, el aumento considerable en los precios de la vivienda nueva –que aunque para algunos aún son bajos comparados con otros países del continente– ha tomado por sorpresa a los compradores y los ha obligado a ver la vivienda usada como otra opción. Los indicios de menor ritmo, tras el boom de una oferta represada, se registran especialmente en vivienda de estratos medio y alto, mientras que la construcción de interés social no encaja en el auge del último quinquenio. En términos generales, las cifras indican que el negocio alcanzó su punto máximo y que ha sido, a pesar de la desaceleración, gran impulsor del crecimiento económico y empresarial del país. De hecho, según la encuesta de Fedesarrollo, los constructores coinciden en que la situación económica de sus compañías aún es buena, pero reconocen que están vendiendo menos. Para Luis Eduardo Jiménez, de Jiménez Nassar Asociados, la vivienda nueva se ha seguido vendiendo pero a un ritmo más moderado, especialmente en los estratos 5 y 6. “Creo, de todas formas, que la desaceleración será más evidente el próximo año por varios factores, entre ellos, porque quienes durante el auge compraron vivienda para arrendar hoy están pasando trabajos para alquilarla pues hay sobreoferta y esto los ha obligado a bajar los cánones que, en muchos casos, han caído hasta 30 por ciento”. A esto hay que sumarle que las tasas interés han subido lo que –obviamente– frenará la intención de compra, pues ante créditos caros y arriendos más bajos, el alquiler de vivienda será una opción lógica. Y a pesar de las opiniones encontradas, a los datos de obras de vivienda hay que agregarle que la construcción de otros destinos ha crecido significativamente. Según Sandra Forero, gerente de la Cámara de la Construcción, regional Bogotá-Cundinamarca, el primer segmento sigue como dinamizador de la oferta y el que mantiene el balance al hacer cuentas. Sin embargo, reiteran datos de Camacol, las ventas se han resentido, especialmente en el último semestre, situación que algunos constructores –como el arquitecto Augusto Duplat– identifican como una estabilización. De hecho, para Beatriz Uribe, presidenta nacional del gremio, “la expansión de 27,5 por ciento en el área licenciada en el último año, a septiembre; el alza de 40 por ciento en el metraje iniciado entre enero y junio, y el aumento en los despachos de cemento de 13 por ciento, hasta octubre, nos permite afirmar que no hay barreras al desarrollo edificador en el corto plazo, incluso, en otras ciudades, por lo menos para el acumulado del 2007”. 13,2% crecerá la construcción este año. En el 2008 tendrá una variación de 9,3 por ciento. 67% de los arrendatarios de Bogotá devengan menos de 4 salarios mínimos. Son compradores potenciales de VIS. La VIS no ha participado en auge de la vivienda Las cifras de Bogotá reportadas por la regional de la Cámara de la Construcción indican que el volumen de unidades vendidas en el acumulado de doce meses a septiembre sumó 57 mil, es decir, un alza de 13 por ciento con respecto al mismo lapso del año anterior. Sin embargo, vuelve y juega el segmento de vivienda diferente de la social como medidor del desempeño sectorial. De hecho, en este rango las ventas crecieron 27 por ciento, mientras que la VIS mantuvo una cifra similar a la del año anterior: 1,1 por ciento. Esto da pie a un llamado recurrente hacia el 2008: en Bogotá se forman 62 mil hogares nuevos cada año que requieren vivienda. Al comparar esta cifra con la oferta disponible es un hecho de que a pesar del ritmo de las obras iniciadas, estas aún son insuficientes. Según Camacol, “en VIS se forman anualmente más de 37 mil nuevos hogares y el promedio de iniciación de vivienda en los últimos cinco años es de 26 mil. Es decir, cada año el déficit cuantitativo por vivienda aumenta en cerca de 11 mil viviendas, promedio, y aún con el tope de 27 mil del 2007 se mantiene un déficit de 6 mil”.

Siga bajando para encontrar más contenido