La política internacional de Chávez

Indudablemente, la política internacional de Chávez es desastrosa. Esto se evidencia, entre otras cosas, en la carrera armamentista desenfrenada para defenderse de la “invasión inminente” de Estados Unidos, la ridícula idea de convertirse en el salvador de América Latina y en considerar que desempeña un papel fundamental en la política petrolera de la OPEP.

POR:
agosto 01 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-01

En cuanto a lo primero, por más petróleo que tenga, por más armas que pueda conseguir en el mercado y por más que entrene a su ejército, y lo muestre por televisión, nunca va poder derrotar a Estados Unidos, cuyo presupuesto militar es igual al del resto del mundo y que mantiene un ejército con la más moderna tecnología de guerra y comunicaciones, lo que les permitió, por ejemplo, invadir y quedarse en Iraq, corriendo el riesgo de echarse a los demás países árabes en su contra. Además, como Chávez no goza del apoyo de todo el pueblo venezolano, su sistema de defensa se hace aún más vulnerable. Respecto a lo segundo, es absurdo pensar que Brasil y México, que tienen una economía cinco veces más grande que la de Venezuela y gozan de buenos recursos petroleros, vayan a sacrificar sus intereses comerciales y políticos para apoyar un proyecto chavista suicida. Tampoco va a lograr la aceptación de los países de Centro América, pues dependen comercial y políticamente de Estados Unidos y menos de Colombia, Perú y Chile. Entonces, el soporte viene de Cuba, Bolivia, Paraguay y Uruguay que por su bajo nivel de desarrollo económico poco pesan en América Latina. En cuanto al último aspecto, la política de la Opep esta más determinada por los países de medio oriente como Arabía Saudita, Kuwait, Emiratos Arabes, Qatar monarquías antiguas, que se mantienen en el poder, en gran parte, gracias a Estados Unidos y no por la “importancia” de Chavez. Alfonso Ortega Ortega

Siga bajando para encontrar más contenido