Política y puja por contratos frenan obras de transmilenios

Los intereses políticos y económicos, y la puja por la adjudicación de los contratos de obra y administración y operación de los sistemas masivos de transporte, conocidos como transmilenios, se montaron en el bus antes de arrancar.

POR:
mayo 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-20

Esta situación tiene en jaque a unos 16 millones de habitantes de las ocho principales ciudades capitales del país, y a por lo menos diez municipios de las respectivas áreas metropolitanas, que están a la espera de la finalización de los obras, las cuales en su mayoría debían ser entregadas a más tardar este año. Sin embargo, en algunos casos irán incluso hasta el 2010, si logran solucionar el tire y afloje que ha frenado las obras, las cuales avanzan a media marcha. Sectores como el comercio, el transporte y los propios ciudadanos siguen siendo víctimas de los retrasos en las obras, en la medida en que continúan padeciendo el impacto de las mismas en las principales calles de las ciudades. Y es que si se hubiera cumplido con el cronograma inicial, Bogotá y Pereira no serían las únicas ciudades que ya cuentan con el servicio. Estarían en operación, o muy próximos a arrancar, los servicios de Cali, Cartagena, Barranquilla, Medellín y Bucaramanga. Sin embargo, con excepción de la capital del Valle, que será dado al servicio a finales del presente año, los demás tendrán que esperar un tiempo más, mientras se solucionan los conflictos políticos y de intereses locales que mantienen frenados tales proyectos. El viceministro de Transporte, Gabriel Ignacio García Morales, reconoce los problemas que se han presentado con estas obras, pero aclara que este tipo de inconvenientes son propios de la contratación pública. Según dice, no es que se haya incumplido, sino que los funcionarios locales comenzaron a dar fechas de terminación sin tener los diseños definitivos. “Lo que hubo fue un gran entusiasmo por parte de los alcaldes que salieron ante la opinión pública haciendo cuentas con el corazón, porque en el momento no se contaba con diseños al detalle, definitivos, pero la experiencia dice que estos sistemas una vez iniciada la etapa de construcción toman entre 3 y 5 años dependiendo de las troncales”. El funcionario dice que ha habido retrasos, pero que estos son propios de una obra de esa complejidad. “Ustedes han visto que son verdaderas obras de reconstrucción e infraestructura urbana, porque hemos construido, con afectación de unos 6.500 predios urbanos”, dijo PRESIONES POLÍTICAS Al igual que lo sucedido en Bogotá, donde un paro de transportadores causó disturbios, bloqueo de vías y hasta personas muertas en enfrentamientos con la policía, los demás transmilenios han enfrentado situaciones similares, además de las disputas en los concejos municipales y las alcaldías. Además, en ciudades como Pereira, Bucaramanga, Cali y Barranquilla ha habido discrepancias con los empresarios del transporte urbano, lo que ha generado retrasos y sobrecostos. En Bucaramanga, hubo protesta de los empresarios apoyados por dirigentes políticos. En Cali, también ha habido dificultades, lo cual ha hecho retrasar las obras. En esta ciudad, persisten los problemas por el tema de recaudo que ha sido declarado desierto en dos ocasiones, afectando el cronograma. DEMASIADOS TRÁMITES Y TRABAS DE LOS MUNICIPIOSY es que los transmilenios no son masivos únicamente a la hora de movilizar público. También lo son al momento de cumplir con permisos, normas y trámites. Cada obra requiere de 17 trámites ante los concejos municipales antes de empezar a hacer los diseños. La mayoría de los transmilenios que están en construcción tuvieron serios problemas y demoras en la etapa de diseño, la cual causó retrasos de más de un año. En todos, ha habido demoras por trámites antes los concejos municipales para la participación en la cofinanciación. “Del Conpes debía ir a aprobación en los concejos municipales y se procedía a la conformación del ente gestor y a la contratación de los diseños de detalle. Esos procesos se tomaron en la mayoría de las ciudades alre- dedor de 2 años. Los retrasos obe- decen a temas de redes de servi- cios públicos o de adquisición de predios y reubicación de vendedores ambulantes", dijo el viceministro de Transporte. 17trámites debe realizar cada obra ante los concejos municipales, lo cual genera interferencias políticas. Movilidad y el comercio, son los más afectados¿Y qué impacto tiene el retraso de las obras en los sistemas de transporte masivo de Soacha, Cartagena, Pereira-Dosquebradas-La Virginia; Medellín-Envigado-Itagüí-Bello; Bucaramanga-Floridablanca-Girón-Piedecuesta, y Barranquilla-Soledad? El principal problema lo enfrentan los comerciantes de las áreas de influencia, pues la demora en la finalización del sistema impide la reapertura de sus negocios. También enfrentan dificultades los ciudadanos, ya que las vías se congestionan debido a las obras, lo que genera grandes problemas para desplazarse de un lugar a otro. Mientras los transmilenios arrancan, 3,9 millones de pasajeros esperan utilizarlo diariamente. Cali es la ciudad más ilusionada con el desarrollo que generará el MIO, pues si bien su construcción ha generado molestias a la ciudadanía, las promesas son las de una ciudad que renace. Se espera que, una vez concluida la obra, la ciudad quede rejuvenecida. Para ello en Cali se construirá un edificio con un centro empresarial, se inagurará el primer almacén Carrefour, y se movilizará un millón de pasajeros diarios. La caja de compensación Comfandi también abrirá un nuevo almacén, y la expectativa es tal que la ciudad confía al MIO la reactivación de su economía. En Bucaramanga, el gerente de Metrolínea, Félix Francisco Rueda, estima en 350.000 los movimientos diarios de pasajeros que hará el sistema, que generará ingresos por 500 millones de pesos diarios y anualmente 180.000 millones. El directivo calcula que el sistema generará 1.200 empleos directos y otro tanto indirectos y está definiendo los almacenes de cadena que comprarán áreas para instalar tiendas en las estaciones. En Cartagena, se espera que,al arrancar el 2010, el Transcaribe movilice unos 480.000 pasajeros por día que, con la tarifa proyectada de unos 1.350 pesos, generaría ingresos de 648 millones de pesos, de donde se pagará al proveedor del recaudo (ya lo están buscando por licitación), a los dueños de los buses, y se generarían unos 400 empleos directamente. Enrique Chartuni, gerente de la empresa, alertó sobre el riesgo de que los enemigos del sistema (mototaxistas, taxistas y transporte urbano) sigan controlando el mercado y pidió decisiones firmes de las autoridades locales.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido