Las pólizas que no deben faltarle

Según los corredores de seguros, una persona debe tener como mínimo un seguro de vida, salud, del hogar y educativo, que le permitan proteger económicamente a los miembros de su núcleo familiar. "En el caso de las pólizas de salud, los asegurados reciben coberturas adicionales, como un servicio de mejor calidad y atención inmediata", sostiene Armando Zarruk, director de la Cámara de Vida de Fasecolda.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Pensando en ofrecer a un mayor número de personas este tipo de amparo, las compañías están diseñando microseguros de salud, los cuales podrán adquirir a bajos precios, y así complementar los servicios del sistema obligatorio. Según las cifras que maneja el sector, los colombianos se están dando cuenta de la necesidad de ampliar su cobertura en atención médica y por eso, actualmente, cerca de 400 mil ciudadanos tienen una póliza voluntaria que cubre este servicio. La educación Otro rubro que impacta a una familia si fallece el jefe del hogar es el educativo. Para solventar esta situación y garantizar la formación de los hijos, las aseguradoras ofrecen planes especiales para garantizarla en el futuro. “En caso de fallecer el asegurado o por incapacidad total y permanente de éste, el beneficiario recibe un capital de libre destinación para que pague los costos de su enseñanza”, anota Zarruk. Además, ofrece la posibilidad de realizar un ahorro que facilita recaudar, a lo largo del tiempo, el capital necesario para las diferentes etapas educativas de los hijos, el cual puede ser utilizado en cualquier momento. Por ejemplo, algunas compañías, como Global Education Alliance Seguros de Vida S.A., ofrecen a los padres de familia tres clases de pólizas para garantizar la educación superior de sus hijos. “Estas son: Global Universidad Garantizada, que sirve para cualquier carrera hasta un máximo de 10 semestres; Global Semestres, que es una modalidad de seguro en la que el padre de familia designa la cantidad de semestres que desee adquirir, sin importar la periodicidad de compra de los semestres restantes; y Global Universidad Segura, permite garantizar la educación a su hijo desde temprana edad”, dice Patricia Ortiz, vicepresidente comercial de Global Education Alliance Seguros de Vida S.A. Otro seguro indispensable es el del hogar, que saca de apuros a las familias cuando sufren en sus casas hurto, incendio, explosiones, rotura de tubos y gastos por remoción de escombros, entre otras situaciones. Estas pólizas son útiles, en la medida en que protegen artículos que mejoran la calidad de vida de los individuos. Vida protegida “Los individuos deben ser conscientes de que invertir en seguros de vida no es solamente un acto de amor con su cónyuge o hijos, sino una responsabilidad financiera, porque protegen económicamente a las personas que sobreviven después de la muerte del asegurado”, afirma Armando Zarruk, director de la Cámara de Vida de Fasecolda. Según datos de este gremio, el gasto en seguros de vida en Colombia es bajo, en comparación con otros países del continente. “Por habitante, la inversión en pólizas de vida individual es de 23 dólares per cápita por persona al año, mientras que en Latinoamérica está alrededor de 60 dólares, lo que hace que éste, en nuestro país, sea muy exiguo”, advierte Zarruk. En seguros de Vida Individual, a junio del 2008, el sector tenía aseguradas a 900 mil personas, mientras que en Vida Grupo la cifra llegó aproximadamente a 9 millones de asegurados, revela el director de la Cámara de Vida de Fasecolda.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido