A los posgrados les llegó la hora de acreditarse

Una de las prioridades que se ha trazado el Ministerio de Educación Nacional (MEN) en su agenda para este año apunta a otorgarle a los programas de posgrado el registro de calidad más alto en educación superior. Se espera que antes de finalizar el 2008, comience el proceso.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

El objetivo es hacer que la oferta educativa, en particular los doctorados y maestrías, cumpla con los requisitos de calidad que se manejan a nivel mundial. Para agilizar el proceso, Virgilio Niño, coordinador del Consejo Nacional de Acreditación (CNA), reconoce que es necesario que exista un mayor compromiso por parte del MEN, el CNA y las universidades, de mejorar la calidad de los posgrados, pues es justamente en estos programas donde la investigación se manifiesta y desarrolla más intensamente. ¿Los lineamientos? El proceso de acreditación de posgrados seguirá las mismas fases o etap as que se tienen en cuenta para acreditar carreras de pregrado e instituciones, es decir, una autoevaluación, que es responsabilidad directa de la institución; la evaluación externa, llevada a cabo por pares académicos, y una evaluación final por parte del CNA, para finalmente otorgar la acreditación, que es responsabilidad del Ministerio de Educación Nacional. “En el caso de maestrías y doctorados, el CNA tendrá mucho más en cuenta lo relacionado con la investigación, innovación, internacionalización, sostenibilidad, sustentabilidad y pertinencia de los programas”, dice Niño. Y, agrega, “examinaremos que haya un bienestar universitario y un ambiente apropiado para el eficaz desarrollo del programa”. Algunas instituciones que tienen una oferta fuerte de posgrados como las universidades Nacional, Antioquia, UIS, Norte, Javeriana, Andes, Rosario y Sabana, entre otras, están muy interesadas en que el proceso comience rápidamente. Pero ¿en qué consiste? El trabajo parte de una iniciativa del CNA para acreditar posgrados. En esa discusión, el Consejo acuerda empezar con maestrías y doctorados. Después, se incluirían las especializaciones. “Se nombra una comisión que tiene la función de escribir los lineamientos, los que, posteriormente, se ponen en discusión en núcleos relativamente pequeños de personas, para perfeccionarlos”, afirma Virgilio Niño. Y añade, paso siguiente, el CNA analiza estos documentos y los da a conocer a toda la comunidad académica. Finalmente, se redacta un borrador de discusión que se le manda a todas las universidades, al MEN y a los miembros del Consejo de Educación Superior. Este bosquejo estará en discusión un tiempo, en el cual habrá algunos foros para para buscar concensos. “Posteriormente, se harán correcciones, con el fin de publicar una edición que rija las normas y especifique los pasos para evaluar la acreditación de estos programas”, dice Niño. Los lineamientos están en la fase final de consideración y afinamiento por parte del CNA. En los próximos días, serán difundidos con el objeto de que sean discutidos por la comunidad académica, antes de su aprobación y publicación final. TIENE MÚLTIPLES BENEFICIOS... Es un estímulo para promover y mejorar el trabajo científico y de investigación. Hace visibles las competencias y características de los programas de especialización, maestría y de doctorado, a las necesidades y demandas del país. Sirve como instrumento para que el Estado reconozca públicamente los altos niveles de calidad de la educación superior en Colombia. Es un mecanismo para fomentar el reconocimiento de títulos profesionales de posgrado en el exterior.HAY QUE CUMPLIR UNA SERIE DE REQUISITOS 1. Autoevaluación Se realiza a través de un estudio o reflexión que el programa hace sobre sí mismo y sobre su especificidad. 2. Evaluación externa La realizan pares académicos que son designados por el CNA, quienes analizan el documento de autoevaluación y realizan una evaluación directa al programa. Posteriormente rinden un informe detallado al CNA y envían los resultados a la institución. 3. Evaluación final El CNA estudia el documento del equipo de evaluadores externos y la respuesta de la institución a través del rector. En una sesión, previo estudio individual, los consejeros analizan las fortalezas y debilidades del programa; si estas no alcanzan el nivel de calidad suficiente, el Consejo envía una carta al rector explicándole los aspectos que requieren atención e invitándolo a presentarse nuevamente. Si el proceso fue exitoso, se establece la validez de la acreditación (puede estar entre 4 y 10 años). 4. Acreditación El MEN envía una comunicación a la ministra, Cecilia MarÍa Vélez, en la que se señalan las fortalezas del programa. Ella, mediante una resolución, efectúa el acto de acreditación.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido