El potencial bursátil de una empresa que agrega 'China' a su nombre

El potencial bursátil de una empresa que agrega 'China' a su nombre

POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

Decenas de empresas pequeñas experimentaron grandes impulsos en el mercado bursátil después de agregar la palabra "China" a sus nombres. Aunque la cantidad total de dólares en juego es pequeña, la tendencia recuerda al apogeo de la burbuja de Internet, cuando una empresa podía lanzar el precio de su acción a la luna con sólo agregar el sufijo ".com" a su nombre oficial.

También es un recordatorio de que para mucha gente, invertir sigue siendo un juego de asociaciones de palabras. La elección de acciones a menudo es impulsada por apariencias en lugar de la realidad; un nombre pegajoso o una imagen de colores vivos pueden llenar las cabezas de los inversionistas con sueños de un futuro brillante que quizás no tenga sustento en los hechos.

Le pedí a Wi Wang, un profesor de finanzas de la escuela de negocios de la Universidad de Queen, en Ontario, Canadá, que estudiara los rendimientos de las 82 empresas que adoptaron nombres nuevos que contienen la palabra "China" desde fines de 2006. La lista incluye 18 el año pasado y cuatro en lo que va de 2010.

El profesor Wang analizó los rendimientos durante los 20 días de corretaje previos al anuncio seguido por los 20 días posteriores.

Descubrió que, en promedio, las accionesde empresas que agregaron "China" a su nombre superaron el desempeño del mercado en general en 31 puntos porcentuales durante ese período. Los resultados se mantuvieron durante períodos más cortos y más largos y luego de que el profesor Wang descartara los casos más extremos.

Golden Green Enterprises Ltd., un productor de acero, se convirtió el 14 de diciembre en China Gerui Advanced Materials Group Ltd. Durante los 40 días alrededor del cambio, las acciones pasaron de US$5,01 a US$6,88 en el Nasdaq Global Market, un aumento de 37% incluso cuando las acciones de EE.UU. y China en general no registraron cambios.

Edward Meng, el director general de finanzas de China Gerui, afirma que el cambio de nombre buscó reflejar la "competencia central, la orientación a ofrecer productos [de la empresa] y su asociación con empresas chinas que cotizan en los mercados estadounidenses". Agrega: "Los inversionistas nos dijeron que les gustaba el nuevo nombre, pero es difícil determinar si el cambio de nombre tuvo un impacto en el movimiento del precio de la acción".

Muchas acciones con el síndrome de China se crean en fusiones inversas con "empresas fachada" (sin activos). En esta maniobra, una firma con acciones que se cotizan poco y a menudo sin operaciones viables, absorbe negocios más fáciles de promocionar cuyas acciones quizás nunca se hayan cotizado en bolsa. La empresa luego recibe un nuevo nombre.

Por ejemplo, Apogee Robotics, una empresa sin ingresos ni activos. El 30 de septiembre se fusionó con una firma llamada Advanced Swine Genetics, e inmediatamente cambió de nombre a China Swine Genetics Ltd.

Sin embargo, la empresa no anunció el cambio de nombre hasta el 13 de octubre. Al día siguiente, la acción pasó de US$8,40 a US$15,60, un aumento de 86%. Luego colapsó. La semana del 15 de marzo, sólo 100 acciones cambiaron de manos a US$4,50 en el OTC Bulletin Board. Ejecutivos de China Swine, con sede en Honolulú, no respondieron a pedidos de entrevista. Las empresas rebautizadas con "China" tienen un valor de mercado total de apenas US$8.000 millones. La mayoría no cotiza en una bolsa importante y sus acciones suelen venderse y comprarse en el OTC Bulletin Board, donde los costos de corretaje pueden ser altos.

Esta no es la primera vez que los inversionistas han caído presos del hechizo de la codicia por asociación.

En los años 60, muchas acciones pequeñas atrajeron la atención del mercado con nombres que evocaban la promesa de la era espacial, como G-W Ameritronics (que vendía carrocerías de camiones) y Techni Electronics (un fabricante de equipos de masajes).

En 1999, corredores obsesionados con Internet impulsaron a Computer Literacy Inc. 33% el día que se supo que el nombre de la empresa cambiaría a fatbrain.com. En 1988 y 1999, la empresa que agregaba ".com" a su nombre superaba el desempeño de otras acciones de tecnología en un promedio de 53 puntos porcentuales. Muchas luego pasaron a cero.

Entre 2004 y 2007, a medida que el precio del petróleo subía, las empresas en EE.UU. y Canadá que agregaron las palabras "Crudo" o "Petróleo" a sus nombres lograron un impulso instantáneo de 8% en el desempeño de la acción. Luego se desvanecieron.

La conclusión: a largo plazo, los nombres lindos no ganan dinero; sólo las buenas empresas.

Siga bajando para encontrar más contenido