Práctica ancestral de magia negra 'susuk', resurge con fuerza entre clase media de Indonesia

Los individuos recurren a este método, que consiste en implantar diminutas agujas de oro bajo la piel para realzar el aura, pese a la condena de las autoridades islámicas.

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

Centenares de pacientes de ambos sexos en todo el país acuden a escondidas a garajes clandestinos y domicilios privados para que un 'dukun', (médium), les implante en las partes blandas de la cara o en el pecho las conocidas popularmente como 'agujas del hechizo'.

El objetivo de este peculiar rito es potenciar el atractivo personal.
El Real Colegio de Médicos de Edimburgo publicó en el 2006 un estudio en el que documentaba el caso de una mujer indonesia de 69 años a la que se le detectaron, gracias a una radiografía, varias decenas de agujas de oro insertadas principalmente en la cara, pero también en el torso.

Los defensores de esta práctica aseguran que, si esta suerte de talismanes se inserta en el lugar adecuado y de la forma correcta, el poder sobrenatural de las agujas puede utilizarse también para eliminar dolores o proteger contra heridas o accidentes.

Dependiendo del fin, algunos 'dukun' también insertan en la epidermis de sus pacientes fragmentos de diamantes, mercurio o incluso ingredientes de origen vegetal, como partículas de frutas, hojas o especias.

Para que el 'susuk' surta efecto deben cumplirse ciertas normas, como no pasar por debajo de un tendedero durante determinado tiempo o no comer los populares pinchos indonesios de carne asada directamente del palo.

La práctica del 'susuk' está aprovechándose del actual contexto social del país para ganar popularidad, a pesar de estar considerada en muchos ámbitos como tabú o pecado.

Es imposible saber realmente el alcance de esta práctica, debido al carácter clandestino e informal del mundo esotérico indonesio.

Siga bajando para encontrar más contenido