Precio de los alimentos: el inmediato futuro

Precio de los alimentos: el inmediato futuro

POR:
julio 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-21

En artículo de abril del presente año, 'Agroinflación mundial: causas y desafíos', hice un análisis de las razones que han llevado al aumento mundial de los precios de los alimentos. El dinamismo de la agricultura invita a complementarlo recogiendo información de diferentes fuentes (FAO, Usda, Ocde, Ministerio de Agricultura, gremios y otras), y dar un vistazo al inmediato futuro mundial y de Colombia.

Se prevé que la oferta mundial de trigo en el 2008, crecerá 8,7% y llegará a 658 millones de toneladas; este incremento podría invitar a levantar las restricciones a las exportaciones que tienen algunos países, no solo de trigo, sino de otros cereales que son sustituibles por este. Además, las reservas internacionales de trigo aumentarán 16% y llegarán a 168 millones de toneladas. Esto no será suficiente para bajar precios, es así que el índice FAO (1998-2000 =100) que estaba en 216 en el 2007, pasará a 371 en el 2008. Para Colombia, que depende casi en el 100% del trigo importado, significa que productos tales como pan y pastas continuarán en un alza moderada.

El maíz no muestra indicios de reducción de precios. La producción mundial no excederá la del 2007, y la demanda de maíz para etanol y el mal tiempo en Estados Unidos resultará en una apretada oferta. Como consecuencia, el precio del maíz en julio de 2008 aumentó 61% con respecto al de 2007, y se ubicó en US$ 293 por tonelada. Esta situación es desfavorable para Colombia, por cuanto se importan 3,2 millones de toneladas, que equivalen a aproximadamente el 75% del consumo. Lo anterior, impulsará al alza los precios de alimentos balanceados y por ende los de pollo, cerdo y huevos. La misma tendencia se presentará con el maíz blanco (para las arepas), aunque de este producto solo se importan cerca de 100 mil toneladas, equivalentes al 16% del consumo.

La situación del arroz es compleja y contradictoria. Los precios internacionales crecieron 81%, entre enero y mayo y llegaron a US$1.000 por tonelada, lo que contrasta con la buena producción mundial del 2007. La razón de esta situación es la decisión de varios países de restringir las exportaciones para combatir la inflación. Además, otros países han demandado importantes cantidades para suplir deficiencias ocasionadas por las inundaciones. Se espera que la producción en el 2008, aumente 2% para llegar a 445 millones de toneladas. La producción mundial se concentra en el último trimestre del año, este incremento en producción debe debilitar los precios. En julio 9, el precio llegó a US$849 por tonelada.

Aunque las importaciones de arroz que realiza Colombia son marginales, los precios internos ($1,6 millones/tonelada en abril) tienden a seguir la referencia internacional; por lo tanto es posible que para el segundo semestre, con la salida de la más importante cosecha, los precios tiendan a la baja, lo que posiblemente se extenderá hasta inicios del 2009.

Si bien los precios internacionales de aceites y grasas se han mantenido en niveles altos, la deficiente cosecha del hemisferio sur hace que la oferta futura sea apretada, lo que se refleja en la predicción de precios para el 2008: se espera que el índice de precios FAO (1998-2000 =100) aumente de 174 en 2007 a 271 en 2008. Por tanto, los altos precios estimularán las siembras que eventualmente estabilizarán los precios o posiblemente los debilitarán. El aceite de palma juega un papel importante, debido a que contribuye con cerca del 26% de la producción mundial. Toda esta situación se ve enrarecida por la demanda de aceite para la fabricación de biodiésel en diferentes partes del mundo. Debido a esta situación, se prevé que los precios permanecerán altos, en Colombia y el mundo, en lo que resta de 2008 y bien entrado el 2009.

La producción de azúcar ha contado con condiciones favorables. Como resultado, para el 2008, la producción crecerá 1,1% para ubicarse en 168 millones de toneladas. A pesar de que el consumo mundial crecerá 1,5% y llegará a casi 24 Kg. por habitante año, las reservas al finalizar 2008, se ubicarán en algo más de 48 millones de toneladas. Las perspectivas para Colombia son de estabilidad a pesar de que la producción ha venido cayendo desde 2004, cuando se produjeron 2,7 millones de toneladas, y para el 2008 se aspira a producir cerca de 2,4 millones. Sin embargo, por ser el precio interno mayor que el internacional, los azucareros siempre preferirán surtir el mercado doméstico. En el mediano futuro, la producción de etanol no tendrá efectos negativos sobre el precio interno del azúcar.

En lo referente a carnes, que incluye todos los productos cárnicos, se espera que en el 2008 la producción global tenga un aumento del 2,3%, al pasar de 275 millones de toneladas en el 2007 a 281 millones en el 2008. El consumo seguirá creciendo, principalmente en los países en desarrollo, lo que llevará a un incremento global del 1,1%. Aproximadamente dos terceras partes de este incremento será satisfecho por importaciones, cuyo origen y destino serán países en desarrollo. El incremento en los precios ha sido moderado y los pequeños aumentos se han dado principalmente, debido a la producción avícola que refleja los altos precios de las materias primas. En Colombia, los productos avícolas también se verán afectados por el costo de las materias primas, y se prevé que los precios se mantendrán al alza durante el 2008. Para el caso de la carne bovina en Colombia, la oferta permanecerá adecuada y se prevé que en lo que resta de 2008, los precios al consumidor deben continuar con una relativa estabilidad, siempre y cuando no se incrementen las exportaciones (legales e ilegales) a Venezuela.

En 2008, la producción láctea mundial tenderá al alza, al pasar de 276 millones de toneladas en el 2007 a 293 millones. Sin embargo, se espera que la oferta exportable descienda, al pasar de 5,6 millones de toneladas en el 2007 a 5,3 millones en el 2008. Este retroceso se debe a sequías presentadas hace algunos meses en varios países productores. Los precios altos de años anteriores han hecho aumentar la producción y a su vez han nivelado la demanda mundial. Sin embargo, debido a la disminución de la oferta exportable, se espera que los precios aumenten 2,5% este año.

En Colombia el precio de la leche (equivalente litro fresca) es de US$0,47, más alto que los precios de Argentina US$0,27, Brasil US$0,45 y Estados Unidos US$0.38. Se estima que el precio interno permanecerá estable, por cuanto el abastecimiento durante el 2008 será adecuado y porque el Gobierno ejerce una gran influencia sobre precios e importaciones.

Hay otros alimentos que no se tranzan de manera importante en el mercado internacional, pero sí tienen importancia en el interno. Su producción es estacional, con las consecuentes subidas y bajadas de precio que este análisis no pretende detectar. El objetivo es examinar en forma general las estimaciones de producción para el 2008, de las que se puede inferir la disponibilidad para el mercado interno. Para el caso de la papa, se calcula que disminuirá la producción en 1,5% con respecto al 2007, y llegará a 2,4 millones de toneladas. Las hortalizas crecerán 6,9% hasta 1,8 millones de toneladas. Las frutas aumentarán 6,9%, hasta 3,6 millones de toneladas. En el 2008, se esperan también crecimientos en la producción de fríjol 3%, plátano 1,9%, panela 0,8%, cacao 12% y estabilidad en la producción de yuca.

En el 2007, Colombia siguió demostrando que es un país con un alto nivel de disponibilidad de alimentos (produjo 25,4 millones de toneladas y exportó 4,7 millones), con una dependencia relativamente baja de la producción internacional (importó 8,1 millones de toneladas). Los valores de las importaciones se han suavizado en algo con la revaluación del peso. La balanza comercial agrícola fue positiva en US$2,6 millones.

Finalmente, para lo que resta del 2008 y bien entrado el 2009, en Colombia se debe esperar un ligero aumento en precios de la mayoría de productos con referencia internacional, con excepción del maíz, donde el aumento puede ser significativo. Para productos sin referencia internacional, la producción muestra un adecuado abastecimiento y no se debe esperar incrementos significativos en los precios. Por otra parte, está demostrado que la producción de biocombustibles en Colombia no está compitiendo con los alimentos, prueba de esto es el crecimiento sostenido de las producciones en la mayoría de los productos agrícolas.

Siga bajando para encontrar más contenido