'Precios no deben frenar la compra de vivienda’

Un factor fundamental que determinará la capacidad de demanda en los próximos años será el precio de la vivienda.

'Precios no deben frenar la compra de vivienda’

Archivo Portafolio.co

'Precios no deben frenar la compra de vivienda’

POR:
enero 07 de 2014 - 10:42 p.m.
2014-01-07

Así lo advierte un estudio del BBVA Research, que identifica alzas en los valores de la oferta nueva de 8,7 por ciento anual real en el 2012 y una aceleración de 9,6 por ciento en junio pasado. Incluso, el reporte más reciente del Dane del tercer trimestre del 2013 da cuenta de un alza de 11,48 por ciento frente al mismo periodo del 2012.

Con este panorama, los lectores tienen preguntas recurrentes que responde el estudio: “¿Hay riesgos?”. Sin duda, “el incremento constituye otro factor de riesgo si se mantiene significativa y consecutivamente por encima del aumento de los salarios internos durante varios años”.

Sin embargo, varios analistas coinciden en que “deben mirarse como una valorización de la propiedad” y agregan que “las posibilidades de que estos bajen no tiene fundamento”.

De hecho, mucha gente frenó la intención de compra por esta expectativa y ante esto, surge otra pregunta muy común: “¿Es buen momento para invertir?”.

En el sector hay consenso en que las tasas de interés son bajas y los beneficios vigentes del Gobierno, como el subsidio a la tasa hipotecaria para adquirir casa o apartamento con precios de hasta 200 millones de pesos, han ayudado a dinamizar la inversión.

Esa opinión es respaldada por César Llano, presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), quien agrega que “el buen desempeño de la industria se ha visto matizado por las especulaciones sobre los peligros de una burbuja inmobiliaria, alarma que se fundamentó, ante todo, por los fenómenos nacionales de precios tanto en la vivienda nueva como en la usada”.

De hecho –anota el directivo–, el año pasado se mantuvieron altos, con un crecimiento promedio cercano al 12 por ciento, ante todo por restricciones de mercado y una alta demanda, que obligó a muchos compradores a ser más cautelosos a la hora de invertir.

“Este comportamiento preventivo, durante el segundo semestre del 2013 ha introducido un fenómeno de estabilización en los precios de viviendas usadas, lo cual es positivo”.

El BBVA Research también advierte que los valores de la oferta de segunda presentaron crecimientos elevados, con una variación anual real de 12,4 por ciento en el 2012, que se consolidó, aún más, el año pasado.

“Esta tendencia se explica por la relativa escasez de suelo en algunas ciudades capitales (Bogotá Bucaramanga y Medellín)…”, anota el informe, que le suma a este listado otras ciudades con una mayor brecha (diferencia entre ventas y nueva oferta) que ha generado un acelerado crecimiento de los precios, especialmente en Pereira y Bucaramanga, que crecieron 9,4 por ciento anual real; en Bogotá, 12,6 por ciento anual, y en Cali, donde el alza fue de 3,9 por ciento anual real.

A pesar del fuerte crecimiento de los precios, una comparación con los ingresos de los hogares (corrigiendo por tasas de interés) concluye que la capacidad de endeudamiento de los hogares se mantuvo relativamente estable entre 2008 y 2012 y se redujo marginalmente en lo corrido del 2013.

NEGOCIOS EN UN ENTORNO ESTABLE

- Los hogares colombianos destinarían a la primera cuota de un crédito hipotecario (Índice de Esfuerzo), el 24,7 por ciento de su ingreso, por debajo del límite del 30 por ciento impuesto por Ley, según el estudio del BBVA Research.

- Al comparar el precio medio de una vivienda con el ingreso medio anual de un hogar hay una estabilidad en el indicador desde el 2011, aunque por encima de los niveles vigentes a mediados de la década anterior.

- En total, un hogar tendría que dedicar 3,6 años completos de su ingreso disponible (después de pagar impuestos) para comprar una vivienda, por encima de los tres años que se exigían entre los años 2005 y 2008.

- En España, por ejemplo, los hogares debían usar 7,7 años de su salario disponible para comprar una vivienda y el 39,7 por ciento de su salario mensual para pagar la primera cuota hipotecaria en el 2007. Es decir, también en comparación internacional, los indicadores actuales parecen saludables.

 

 

Gabriel E. Flórez G.

Coordinador editorial Vivienda

Siga bajando para encontrar más contenido