Los precios de la vivienda aumentan por falta de tierra

No es un fenómeno exclusivo de Bogotá. Cali, Medellín y Barranquilla se suman a la lista.

La tasa de crecimiento de los precios también ha superado los montos de los salarios en los últimos años, según Fitch Ratings.

Archivo particular

La tasa de crecimiento de los precios también ha superado los montos de los salarios en los últimos años, según Fitch Ratings.

Finanzas
POR:
noviembre 06 de 2014 - 12:51 a.m.
2014-11-06

La oferta de vivienda en las principales ciudades de Colombia no ha crecido al mismo ritmo de la demanda y esto ha generado un desequilibrio que no podrá ser resuelto en el corto plazo.

Así lo advierte un informe de Fitch Ratings, que confirma que esto se ha presentado por la falta de terrenos edificables y por los obstáculos legales que, en algunos casos, siguen dificultando el desarrollo de nuevos proyectos e impactan los precios al alza.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) también da cuenta del fenómeno, especialmente en Bogotá, donde –asegura– los costos de las viviendas han reportado alzas de 40 por ciento por encima de su promedio histórico.

Para Fitch Ratings, las limitaciones en la oferta también están en Medellín, Cali y Barranquilla, que tampoco son ajenas a la escasez del suelo. El poco que hay es caro y, por lo tanto, los precios de las casas y los apartamentos terminados son más altos.

Precisamente, hace unos días la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) convocó a varios empresarios a debatir sobre el tema y advirtieron que en el caso de la vivienda social el valor de la tierra pesa un 17 por ciento en el costo total del proyecto, mientras que en los rangos altos ya se acerca al 30 por ciento.

Esto, obviamente, incide en el precio final. En el caso de la oferta subsidiada, el hecho de tener por ley un valor tope no permite que se ‘castigue’ al comprador con el valor.

Algunos constructores consultados reconocen que esa es la razón para que, en muchos casos, se entreguen proyectos en obra gris. Pero sucede lo contrario cuando se trata de los estratos 4, 5 y 6, en donde los desarrolladores pueden subir los precios finales para compensar el impacto del costo del suelo.

CON MENOS INGRESOS, MÁS DIFÍCIL COMPRAR

La tasa de crecimiento de los precios también ha superado los montos de los salarios en los últimos años, según Fitch Ratings.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) confirma el fenómeno al evaluar la relación precio-ingreso de los hogares colombianos entre los años 2005 y 2013. En este periodo la inflación hipotecaria de los índices de precios de la vivienda nueva y usada crecieron a ritmos del 6,7 por ciento y del 7,4 por ciento anual, respectivamente, superando de forma significativa el aumento del ingreso total: 4,7 por ciento anual del PIB real.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios