La pregunta del millón en Wall Street: ¿Un repunte efímero o duradero?

La pregunta del millón en Wall Street: ¿Un repunte efímero o duradero?

POR:
mayo 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-20

"¿Un impulso pasajero o una recuperación que llegó para quedarse?"

Esta es la pregunta en la mente de muchos inversionistas sobre la subida reciente de las bolsas. Tras un inicio de año difícil, el Promedio Industrial Dow Jones acumulaba hasta el viernes de la semana pasada un alza de casi 10% desde el 10 de marzo. A media sesión de ayer, no obstante, el Dow Jones retrocedía 1,8% respecto al cierre del lunes y bordeaba los 12.800 puntos.

Inversionistas como Eric Bjorgen de Leuthold Group, una firma estadounidense de gestión de fondos e investigación, busca detectar si tras este repunte conviene invertir a mediano plazo o sólo se trata de una recuperación efímera.

Para encontrar una respuesta, Bjorgen analizó las últimas 10 recuperaciones de las bolsas. Quería saber qué tipo de acciones se fortalece cuando el mercado se recupera de un período difícil y si ese grupo encabeza el repunte ahora. El gestor descubrió algunas anomalías.

Durante los últimos 60 años, los líderes del mercado al principio de una recuperación duradera tienden a ser acciones ligadas al consumo: hoteles, operadores de cruceros, cadenas minoristas, bancos, constructoras. Los inversionistas apostaban por un repunte en la disposición de los consumidores a sacar la billetera.

En esta ocasión, sólo algunas empresas de ese grupo, incluyendo las compañías de financiación al consumidor, tiendas de muebles y minoristas por Internet, están al frente. Empresas de la industria pesada, en especial las ligadas a los mercados de carbón, fertilizantes, acero, petróleo y gases industriales predominan entre las acciones que lideran la recuperación.

A Bjorgen le preocupa la posibilidad de que los inversionistas estén demostrando confianza en sectores que se han beneficiado de la robustez de la economía global, pero no están apostando por las acciones del sector de consumo que típicamente liderarían una recuperación más sostenible, ya que el consumo representa la mayor parte de la actividad económica de Estados Unidos.

"Este tipo de comportamiento sugiere que no es un mercado alcista, sino un pequeño repunte en un mercado a la baja", señala Bjorgen.

El gestor de fondos advierte que es demasiado pronto para llegar a conclusiones contundentes. El repunte del mercado apenas dura dos meses y los estudios de acciones líderes del pasado medían su desempeño durante períodos más largos. Pero mientras espera por indicios más claros, Leuthold Group ha decidido mantener sus inversiones en una posición neutral, con un 50% de exposición en acciones y el resto en bonos y efectivo.

Otros inversionistas muestran un mayor optimismo, lo que ayuda a explicar la reciente fortaleza del mercado. Las personas que se han mantenido al margen del mercado están volviendo a invertir en renta variable, temiendo perderse parte de la fiesta. Con el tiempo, se ha formado un consenso de que, pese a los altibajos, los principales índices accionarios probablemente no descenderán por debajo de su nivel del 10 de marzo, su punto más bajo del último tiempo.

Los economistas también están más optimistas, animados por el hecho que los datos del mercado minorista han sido mejores de lo esperado y por indicadores de crecimiento económico y de empleo que sugieren que EE.UU. puede estar capeando la recesión. Pero también hay escépticos en ese grupo y la razón es la misma que preocupa a Bjorgen: el consumo.

La opinión generalizada en Wall Street, dice el economista de Lehman Brothers Zach Pandl, es que los reembolsos de los impuestos sobre la renta que ahora empiezan a llegar a los estadounidenses protegerán a la economía de una recesión el tiempo suficiente para que se sientan los efectos positivos de las medidas de estímulo económico de la Reserva Federal, permitiendo una recuperación más duradera.

Por ahora, los consumidores se han mostrado más resistentes de lo esperado y Pandl remarca que, en años recientes, siempre ha sido un error predecir la muerte del consumo en EE.UU. De todos modos, el economista apunta a datos de la Fed que sugieren que los consumidores mantienen sus gastos al trasladar más deuda a las tarjetas de crédito porque es más difícil obtener nuevas hipotecas y préstamos respaldados por inmuebles. Pandl cree que, tarde o temprano, los consumidores tendrán que enfrentar sus deudas. Pandl y sus colegas en Lehman creen que un declive en el consumo llevará a la economía a una nueva contracción en el segundo trimestre que se arrastrará durante buena parte de 2009.

Goldman Sachs comparte esta opinión y teme que las bolsas sentirán el impacto. "Hay una serie de riesgos que amenazarán el mercado bursátil al final de este año", entre ellos, figuran una desaceleración económica, optimismo exagerado sobre las ganancias de las empresas y un alza en el desempleo", dice el economista de Goldman Andrew Tilton.

Siga bajando para encontrar más contenido