Preguntas sobre el aseguramiento en salud

Es muy significativo que desde el Gobierno de Clinton, en Estados Unidos se ha venido intentando hacer una reforma de fondo a la seguridad en salud en un país con un déficit de cobertura de aproximadamente cuarenta millones de personas. La reforma del presidente Obama cubre cerca de treinta millones de personas.

Finanzas
POR:
abril 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-14

Colombia, desde la década de los noventa ha venido apostando a un sistema de seguridad en salud con una cobertura total, y ciertamente se ha acercado a esta meta, pero con problemas críticos que indujeron la declaratoria de una Emergencia Social. Esto convierte este tema en un aspecto crucial para las campañas presidenciales que se adelantan. De cerca de cuarenta y un millones de personas cubiertas por el sistema de salud, aproximadamente dieciocho corresponden al régimen contributivo y veintitrés al régimen subsidiado. De los dieciocho millones que son beneficiarios del régimen contributivo, sólo siete son contribuyentes directos. Estas cifras sencillas indican que es imposible en el largo plazo, mantener un sistema que amenaza un déficit creciente para el futuro. A lo anterior se añade un enorme reto planteado por la Corte Constitucional consistente en exigir la igualdad de prestación de servicios entre el régimen contributivo y el régimen subsidiado. En palabras de Fedesarrollo “al pretender que todos los colombianos lleguen a tener un mismo seguro de salud con sólo los empleados formales contribuyendo por todos, se grava el empleo formal y se subsidia la informalidad”. En este contexto, vale la pena hacer un ejercicio simple que consiste en repasar las preguntas que deben responderse para garantizar un sistema de salud sostenible en el tiempo. Un sistema de salud sostenible requiere a su vez de métodos de información excelentes para evitar asignaciones inadecuadas de recursos en direcciones transcendentales: la actualización permanente de los perfiles de movilidad de la población en las distintas regiones de la nación, la construcción de una base de datos sobre el costo-efectividad de tratamientos alternativos, principalmente cuando existe la alternativa de utilización de medicamentos genéricos y de marca, y de un registro preciso de beneficiarios de cada categoría. Un sistema de salud basado en la igualdad debería privilegiar un perfil de acuerdo a la situación de morbilidad del país con tratamientos que prueben su costo-efectividad, asegurando el procedimiento adecuado para los beneficiarios que corresponden a cada categoría. Sin discutir la necesidad de mayores requerimientos de recursos financieros por parte del sistema, contamos con la información suficiente y adecuada provista por las autoridades médicas del caso, que permita trazar la línea entre lo que se ha considerado ‘un Plan Obligatorio de Salud’ y lo que se ha denominado un ‘no POS’? La tendencia deficitaria de las finanzas territoriales por concepto de pagos de salud sobre beneficios no POS puede estar indicando que la línea no está bien trazada y contribuye a la tesis que se ha planteado que existen graves fenómenos de corrupción en la asignación de recursos de salud. Por otra parte, todo sistema de salud se enfrenta ante el dilema de lo deseable y lo posible. Lo deseable puede y debe ser determinado técnicamente por los profesionales de la rama de la salud. Lo posible también puede y debe ser cuantificado con seriedad en un horizonte de mediano y largo plazo, que tenga en cuenta la capacidad de pago de la población frente a sus necesidades. ¿Existen los ejercicios financieros sólidos que muestren que con la reforma tributaria prevista en la Emergencia Social estamos resolviendo la sostenibilidad financiera de largo plazo del sistema? De los interrogantes generales planteados se derivan unas preguntas más concretas que requieren respuesta: ¿Cuáles son los tratamientos básicos que puede incluir un sistema de salud financiable en el mediano plazo? ¿Cuáles son las cuotas de participación en este financiamiento por parte de los beneficiarios, la nación y los departamentos? ¿Cuál es el esquema sostenible sin comités susceptibles de corrupción que permita asignar recursos para enfermedades catastróficas cuando existan condiciones para justificar un tratamiento especial? ¿Cómo asegurar que se está tratando en cada categoría a los usuarios que corresponde? La Emergencia Social provee nuevos recursos para la salud, que claramente no son suficientes, pero ¿cómo asegurar que no se trate de llenar el mismo hueco creciente sin tomar las medidas de cirugía crítica que se requieren? LUIS ALBERTO ZULETA JARAMILLO. Consultor empresarial De los dieciocho millones que son beneficiarios del régimen contributivo, sólo siete son contribuyentes directos.” ¿Cuáles son los tratamientos básicos que puede incluir un sistema de salud financiable en el mediano plazo?”. Colombia, desde la década de los noventa ha venido apostando a un sistema de seguridad en salud con una cobertura total.ANDRUI