Preguntas sobre un futuro incierto

Si la ola verde continúa, será la juventud la que llevará a Antanas Mockus a la dirección del país. Ellos tienen la esperanza y al mismo tiempo son la esperanza.

Finanzas
POR:
abril 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-28

Una pregunta que surge ante el extraordinario ascenso en las encuestas de Antanas Mockus, y su cada vez más clara posibilidad de ser el presidente de los colombianos, es la de cómo serán sus relaciones con los otros poderes públicos, la política internacional y el papel de las nuevas generaciones en su gobierno.

Con respecto a la rama jurisdiccional del poder público y a la seguridad, no parece haber ninguna contradicción. No sólo es claro en su independencia con el Ejecutivo, sino que en su programa uno de los pilares básicos es la legalidad unida al fortalecimiento de la institución de las Fuerzas Armadas, que deben velar por la seguridad de los colombianos. Se ha comprometido a aumentar el presupuesto de la justicia.

Es diferente pensar en lo que serán sus relaciones con un Congreso donde existe un alto porcentaje del denominado partido de 'la U', que con una simple alianza con el Partido Conservador y otros grupos afines, podrá tener la mayoría en el Congreso.

¿Cuáles serán las propuestas para lograr la gobernabilidad y conciliar los grandes intereses nacionales con un Congreso de las características descritas? ¿Cómo evitar los posibles devaneos autoritarios?

Entre otras cosas, es necesario conocer cómo desarrollará las propuestas conocidas de sus asesores económicos, quienes han considerado fundamental eliminar el rentismo, de los grandes propietarios de la tierra con una modificación sustantiva en la distribución de ingreso, gravando en su real valor la tierra, y eliminar las exenciones innecesarias en todos los sectores, incluidas las de los inversionistas.

En política internacional es refrescante que se hable de respetar los canales diplomáticos en las relaciones con el mundo y los vecinos, especialmente Venezuela y Ecuador. Sin embargo, se nota una ausencia de discurso sobre cómo se rescatará el papel de nuestro país en las organizaciones multilaterales, sobre la necesaria reconducción en la política comercial, los Tratados de Libre Comercio o la integración latinoamericana y de fronteras.Supongo que ya vendrá.

Lo que es cierto es que en materia de educación, infraestructura, ciencia y tecnología y política social, se ha conformado un equipo de excelencia y experiencia, liderado por Lucho, Peñalosa y Fajardo. Ojalá la solución para el financiamiento no sea simplemente seguir entregando Ecopetrol en manos de los inversionistas privados.

Si la ola verde continúa, será la juventud la que llevará a Antanas Mockus a la dirección del país. Ellos tienen la esperanza y al mismo tiempo son la esperanza. ¿Cómo será el relevo generacional? ¿Cómo combinarán el humanismo, las capacidades y lo social sin caer en la trampa de la meritocracía y la tecnocracia, desechando los individualismos y promoviendo el trabajo colectivo con las organizaciones sociales?

El reto es grande. Colombia es un país que debe recuperar el camino de la justicia social y el desarrollo. No estamos en el mejor país del mundo, tampoco en el peor. Del mercado y el autoritarismo como poderosos caballeros de la globalización ya tuvimos suficiente. Las nuevas generaciones creen en el desarrollo sostenible en los equilibrios y ¿por qué no? Aunque parezca, y a pesar de la tecnología, no son tan individualistas como creía y ahora nuevamente hablan hasta de la justicia social.

dgumanam@unal.edu.co