Las preguntas sin responder luego de la cumbre del G20 del pasado fin de semana

El encuentro, que se realizó en Washington, mostró muy escasa acción para lidiar con la devastadora crisis financiera global, dijeron analistas e inversionistas asiáticios.

POR:
noviembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-17

"Tiene poco sentido tratar de diseñar medidas para evitar una enfermedad una vez el paciente ha caído en cama", dijo Shinichi Ichikawa, analista de la banca Credit Suisse, en Japón.

"La cumbre que acaba de concluir no ofreció una receta específica para aliviar los efectos de la crisis financiera internacional más grave" en muchos años, señaló el informe.

La cumbre de dos días, en la que participaron mandatarios de 21 países, pospuso los objetivos concretos hasta la próxima reunión, a efectuarse a fines de abril, luego que el presidente de Estados Unidos George W. Bush haya retornado a su residencia de Texas, y el presidente electo Barack Obama atienda sus asuntos cotidianos desde la Oficina Oval de la Casa Blanca. También contribuyó a la desanimada reacción de Asia el hecho de que Japón anunció el lunes que había entrado en recesión, siguiendo los pasos de los 15 países integrantes de la zona del euro.

T.J. Bond, un economista de Merrill Lynch en Hong Kong, dijo que algunos inversionistas se mostraron decepcionados de que no hubo un anuncio explícito sobre medidas fiscales coordinadas.

China recibió la promesa de que tendrá un papel más importante en las finanzas mundiales, un objetivo que Beijing anhela desde hace mucho tiempo.

Saumitra Chaudury, miembro del Consejo de Asesores Económicos de la India dijo que si la cumbre hubiese diseñado un mecanismo para paliar la crisis todos se hubieran sentido más felices. 

Siga bajando para encontrar más contenido