Se prende el debate por la baja en la venta de licores

La otra cara de la moneda de la norma que aumenta las penas para los conductores alicorados y que ha salvado vidas, es la de los gremios ligados a las bebidas embriagantes, que ven caer sus ingresos.

La Policía reporta que las muestras de alcoholemia para conductores que resultaron positivas se redujeron en 53 %

Archivo Portafolio.co

La Policía reporta que las muestras de alcoholemia para conductores que resultaron positivas se redujeron en 53 %

POR:
febrero 02 de 2014 - 11:17 p.m.
2014-02-02

“Estamos muy preocupados por el comportamiento negativo del mercado entre diciembre y enero”, asegura Luz Marina Zapata, directora ejecutiva de Acilcol, la asociación que agremia a las empresas licoreras del país y quien, aún sin que haya mediciones fiables, ve la coincidencia del descenso en las ventas de sus productos con la ley que endurece las penas para las personas que manejan con algún grado de alcohol en su organismo.

Datos de la Dirección de Tránsito de la Policía muestran que la medida ha fructificado en un descenso de los accidentes viales ocasionados por personas embriagadas en un 31 por ciento, entre el 19 de diciembre, cuando se empezaron a realizar los controles, y el viernes pasado. Además, los muertos disminuyeron en 60 por ciento, y los lesionados en 32 por ciento.

Y aunque ninguno de los gremios ligados a la producción y el expendio de bebidas embriagantes cuestiona estos datos, están inquietos por los efectos que empiezan a verse en la facturación.

En particular, se teme que se vean reducidos los recursos para salud y educación, pues buena parte de ellos –1,2 billones de pesos– les llega a los departamentos por impuestos a los licores.

Por esta razón, el tema será objeto de debate en la reunión de junta de la Asociación de Licoreras, Acilcol, citada para el 12 de febrero.

Y aunque no hay un consolidado de sus ventas durante el año pasado y lo que va de este, datos preliminares de la Federación de Departamentos, entidades territoriales que manejan el monopolio nacional de la producción de licores, indican que en diciembre del 2013 se reportaron ventas por 23 millones 818 mil botellas, frente a 28 millones 937 mil del mismo mes en el 2012. Si bien el director del programa anticontrabando de la Federación, Felipe Córdoba, no descarta que hubiera otros factores, el gerente comercial de la Industria Licorera de Caldas (ILC), Julián Gómez, no duda en asociar la baja con la medida que sancionó el presidente Juan Manuel Santos el 19 de diciembre.

“En diciembre, el descenso no fue tan significativo porque en Navidad y Año Nuevo la gente programa si va a beber, pero estamos muy angustiados porque en enero nos sentimos más golpeados y prevemos que nos va a afectar más en los siguientes meses”, dice Gómez, quien habla de casi un 20 por ciento de baja en la facturación para este primer mes, a la vez que anota que la norma quedó mal porque también considera los registros de licor que quedan en el guayabo.

La Federación de Departamentos espera para mayo un estudio que dé una información más exacta al respecto.

MAL MOMENTO PARA RESTAURANTES

El coletazo por la veda del licor frente al volante ha llegado incluso a los establecimientos de alta cocina, que suelen maridar los alimentos con vinos y aperitivos.

El presidente de la Asociación de Restaurantes, Acodrés, Iván Bohórquez, asegura que las ventas han descendido entre 20 y 25 por ciento, lo cual “no solo perjudica a los dueños sino que determina unos límites a la contratación de personal”.

“Qué bueno que haya un control para conductores ebrios, pero, lamentablemente, terminan afectando a comensales que respetan las normas. Un vino con un almuerzo simplemente es un buen acompañamiento y no significa que la persona vaya a salir borracha”, añade, y se lamenta de que de un plumazo se está acabando con una cultura que los restauranteros llevan muchos años tratando de sembrar.

Los importadores de vinos y licores también dan por hecho la baja en el consumo y aguardan a principios de marzo para analizar el efecto, pues la medida comenzó a regir en la última parte de diciembre, y enero es un mes ‘muerto’ para su negocio.

Portafolio intentó conocer la opinión de Bavaria, que vende el 98 % de la cerveza en el país, pero sus voceros dijeron que están haciendo estudios sobre el tema y solo se pronunciarían cuando tengan los resultados.

PIDEN MÁS LAXITUD EN LA MEDICIÓN DEL ALCOHOL

Ninguno de los gremios que viven de la fabricación y venta de licores se mostró en contra de que se penalice a los conductores borrachos; sin embargo, consideran drástico que se vaya contra ingestas mínimas.

En vez de eso, piden que se trabaje por generar una cultura de consumo responsable, en la cual la gente aprenda a beber de manera moderada, como ocurre en Europa, sin que aumenten los accidentes viales.       

Néstor Alonso López

Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido