Se prendieron las alarmas en la zona euro

Las señales de alarma se acumulan en la eurozona, con el anuncio de la mayor caída mensual de la confianza económica desde octubre de 2001, justo después de los atentados de Estados Unidos, y las previsiones de un nuevo récord de la inflación.

POR:
julio 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-31

El índice de confianza económica, que agrupa la opinión de los empresarios y de los consumidores, perdió 5,3 puntos en julio respecto al mes anterior y se situó en los 89,5 puntos, según la encuesta publicada por la Comisión Europea. Es el nivel de confianza más bajo desde marzo de 2003 y la mayor caída mensual desde 2001, superando las previsiones de los analistas, que situaban este índice en los 93 puntos. Para explicar esta pérdida de confianza, muestra de la desaceleración económica europea, Howard Archer, economista de Global Insight, cita especialmente el incremento de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo el pasado mes, lo que ha encarecido el crédito, y los temores a un nuevo endurecimiento de la política monetaria. La confianza cayó en julio en todos los sectores, aunque fue “particularmente pronunciado en los servicios”, según la Comisión. De acuerdo con otra encuesta de la Comisión, el índice del clima de negocios, que sólo mide la confianza de los industriales, también reculó -0,21 puntos contra un +0,13 puntos en junio. “La economía de la zona euro ha entrado en un semiestancamiento. El riesgo de recesión antes de que acabe el año ya no es desdeñable”, advirtió el analista del Bank of America, Holger Schmieding. El petróleo caro y el euro fuerte, las turbulencias en los mercados financieros y la desaceleración de la economía norteamericana, son algunos de los ingredientes que explican los malos indicadores. En Bélgica, generalmente considerada como muy representativa de la tendencia europea, el crecimiento se ralentizó en el segundo trimestre al 0,3 por ciento, después de haber alcanzado el 0,5 por ciento en el trimestre anterior, según datos publicados el miércoles por el Banco Central belga. Otro caso representativo del frenazo económico en la zona euro es el protagonizado por España, uno de los países de la región con mayor crecimiento económico en los últimos años (3,8 por ciento en el 2007) y que vio cómo su economía creció sólo el 0,1 por ciento en el segundo trimestre. AFP EL COSTO DE LA VIDA El otro factor que explica la preocupante situación económica de la eurozona es la inflación, que en junio se situó ya en un nivel récord (4 por ciento anual) desde la creación del bloque económico europeo, pero que podría dispararse aún más en julio de acuerdo con las cifras avanzadas por algunos países. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido