Preocupación en el Gobiernos por aumento del contrabando interno de gasolina

El beneficio de precios otorgado en las fronteras ha provocado el desvío de este combustible y Acpm hacia el interior, lo que hace que el fisco deje de percibir alrededor de $300.000 millones anuales.

POR:
julio 24 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-24

Si bien el hurto de combustibles se ha logrado disminuir hasta su mínima expresión, ahora el problema que está creciendo como espuma es el contrabando interno de los mismos, al amparo de las zonas especiales de frontera donde la gasolina y el Acpm se vende a menor precio por estar exenta de impuestos.

Así se lo hicieron saber al propio presidente de la República, Álvaro Uribe, las compañías mayoristas de distribución las cuales alertaron porque la gasolina nacional sin impuestos que, solamente se debe vender en 12 departamentos de frontera para evitar el contrabando desde Venezuela o Ecuador, se está comercializando en el interior del país sin ningún control por parte de las autoridades.

"Los beneficios otorgados en zonas de frontera han generado el desvío hacia el resto del país de 8.000 barriles diarios y una evasión fiscal anual de 300.000 millones de pesos", explicó el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez, en la más reciente tertulia sobre el tema de los combustibles en la Casa de Nariño.

Pero si a lo anterior se le suma el contrabando tradicional de gasolina y acpm, que equivale a 11.000 barriles diarios y el cual se traduce en una evasión fiscal de 400.000 millones de pesos, en total, se están dejando de percibir por lo menos 700.000 millones de pesos por este concepto.

La Ley 681 de 2001 establece que para los 12 departamentos de frontera se establecerán cupos de distribución de combustibles los cuales estarán exentos de impuestos como el IVA y la sobretasa global, los cuales son asignados por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

De esta manera, se buscaba aplacar el contrabando desde países vecinos como Venezuela o Ecuador donde la gasolina es mucho más barata que en Colombia, debido a los elevados subsidios implícitos que tiene.

En la actualidad el cupo asignado para las estaciones de servicio de las zonas de frontera, los cuales se fijan con una periodicidad de dos años, ascienden a los 26 millones de galones mensuales, mientras que para los grandes consumidores en esas áreas llegan a los 20 millones de galones mensuales.

El negocio

Lo que está sucediendo, según explicaron fuentes de la industria, es que en algunas partes se está vendiendo el combustible sin impuestos a gente que luego lo trae en carrotanques a ciudades de la Costa Atlántica como Santa Marta o Barranquilla, donde se le vende al consumidor al precio oficial, el cual sí incluye los impuestos, es decir que gracias la diferencial la ganancia puede ser de 1.200 pesos por galón.

"Una actividad así se resume en competencia desleal para los distribuidores que venden el producto a los precios establecidos y que están haciendo unas inversiones en infraestructura", dijo una fuente.

Según Alejandro Martínez, es claro que las exenciones tributarias para los combustibles no están cumpliendo con su cometido por lo que se requiere fortalecer los controles policivos actuales al contrabando y aumentar las sanciones a este delito. "La eliminación de impuestos no resuelve el diferencial de precios con los países vecinos", agregó.

"El tema de los cupos es un problema de control, pues los carrotanques con esa gasolina pasan frente a las autoridades como si nada", señaló otra fuente vinculada con el negocio de la distribución.

La Procuraduría y la Contraloría han alertado en varias ocasiones sobre las perversiones que está generando el sistema de cupos, pues la gasolina que tiene el propósito de beneficiar a los habitantes de menores ingresos de esas regiones apartadas es desviada y vendida a precio oficial.

Las mayoristas también cuestionaron la efectividad de los cupos de combustibles en las zonas reguladas por la Dirección Nacional de Estupefacientes, pues a su juicio se desincentiva la competencia reduciendo los beneficios en precios y servicios para el consumidor, y al mismo tiempo restringe las posibilidades de crecimiento de los agentes y sus inversiones en las zonas de control.

Los cupos a los que hacen referencia las empresas, han sido establecidos con el objeto de evitar que los combustibles que se utilizan para el movimiento del parque automotor sean desviados hacia la producción de sustancias ilícitas, en regiones apartadas. 

Alistan medidas de control

El ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, es consiente de que los cupos de combustibles en la zona de frontera no están cumpliendo con su cometido y que por el contrario se han convertido en un foco de corrupción y hasta de politiquería.

La cartera a su cargo se lista para presentar una iniciativa al Congreso para reformar la Ley 681 que creó los cupos. Sin embargo, reconoce que el trámite de una iniciativa de esa naturaleza es más complicado de lo que parece pues se avecina un año electoral.

El director de Hidrocarburos del ministerio de Minas, Julio Cesar Vera, asegura que contrabando sí ha disminuido.
Siga bajando para encontrar más contenido