Preocupación en Ibagué por captura de dueños de almacenes que generan 4.000 empleos directos e indirectos

La noticia de la detención esta mañana de los empresarios Carlos, Jaime y Gerardo Alvarado Parra, generó conmoción en la capital tolimense.

Finanzas
POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

Lo anterior porque esta familia propietaria de estaciones de gas y dueña de siete almacenes de nombre Mercacentro, seis en Ibagué y uno en Espinal, dedicados a la venta de víveres, electrodomésticos, ropa, frutas y carnes, generan 1.500 empleos directos y unos 3 mil indirectos.

Los 3 hermanos fueron detenidos en la capital del Tolima por orden de la Fiscal 35 de la Unidad de Lavados de Activos de la Fiscalía General de la Nación en una investigación que se les sigue por presunto enriquecimiento ilícito y presuntos nexos con la guerrilla de las Farc dados a conocer a las autoridades por desmovilizados de esa organización.

En la operación que incluyó allanamientos en sus residencias y en los Supermercados Mercacentro, participaron la Fiscalía y hombres de la Dijín de la Policía Carlos Alvarado es dueño de 6 almacenes Mercacentros en Ibagué y 1 en Espinal. Su hermano Jaime Alvarado es dueño del almacén Mercafacil en Ibagué, y Gerardo, quien no fue detenido pues es sometido en Bogotá a una cirugía de corazón, es propietario de bombas dedicadas a la venta de gas para vehículos.

El alcalde de Ibagué, Jesús María Botero, no ocultó su preocupación por el impacto que esta situación pueda repercutir en el empleo. "Los almacenes Mercacentro han generado desarrollo y miles de empleos en la ciudad, pero yo respeto la decisión de la justicia", afirma  Wilson Vallejo, abogado de los hermanos Alvarado, confirmó que sus defendidos son sometidos a indagatoria por la Fiscalía que quiere aclarar algunas inconsistencias en las propiedades que tiene esta familia oriunda del Sur del Tolima.

Considera un imposible los nexos de los hermanos Alvarado con las Farc y recordó que años atrás esa familia se vio obligada a abandonar la ciudad por amenazas de la guerrilla contra sus vidas. Afirma que la Unidad Nacional de Lavado de Activos está violando el derecho a la defensa y el debido proceso.

Dice que la Fiscalía realizó la investigación preliminar, identificó a las personas que está vinculando al proceso y hasta conoció sus números de identificación, pero no los notificó de la existencia de esta investigación.

El abogado agrega que él tiene en sus manos los documentos y soportes necesarios para mostrarle a la Fiscalía que Carlos, Jaime y Gerardo Alvarado son personas de bien que adquirieron una fortuna lícita. "Se trata de comerciantes trabajadores, de personas de bien del Tolima, su fortuna es fruto del trabajo de más de 40 años dedicados al comercio del café, del transporte y de los víveres y abarrotes en sus almacenes", asegura.

Considera que en este caso tampoco hay lugar al enriquecimiento ilícito.

En otro operativo realizado en el exclusivo barrio El Vergel de Ibagué, fue allanada la residencia del empresario del transporte Benigno Ortiz que también fue capturado al ser sindicado de los mismos delitos.