Preocupación, no pánico

Preocupación, no pánico

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

En el peor mes que han experimentado la economía mundial y los mercados financieros desde la Gran Depresión de los años treinta, era de esperar que los fondos de pensiones de Colombia también se vieran afectados por resultados negativos que se han sentido en todo el planeta. Las razones son simples: los fondos de pensiones obligatorias tienen invertidos casi la mitad de sus portafolios en deuda pública doméstica y más de un 20 por ciento en acciones de las compañías que operan en el país. Y tanto la una como las otras cayeron fuertemente en octubre. El índice de la BVC, por ejemplo, tuvo un retroceso de 20 por ciento en ese periodo y acumuló un 32 por ciento en lo corrido del año.

En estas circunstancias, los fondos de pensiones cayeron un 5 por ciento el mes pasado, que equivale a una pérdida de más de 3 billones de pesos. Naturalmente, estos resultados son preocupantes, pero de ninguna manera pueden llevar a conclusiones equivocadas.

En primer lugar, porque octubre fue particularmente malo. Si bien es posible que los mercados financieros y las bolsas de valores vuelvan a caer, es alentador observar el comportamiento, del índice Dow Jones en Wall Street, el cual desde hace varias semanas ha encontrado un piso de resistencia en el nivel de los 8.000 puntos y, de hecho, ha subido por encima de ese nivel.

Segundo, porque los rendimientos de los fondos de pensiones hay que considerarlos en el largo plazo, dada la naturaleza de estos ahorros. Históricamente, la rentabilidad ha estado por encima de un 13 por ciento, cifra que es buena en Colombia y en cualquier parte del mundo. Tercero, es muy posible que con la evolución de la bolsa y los precios de los TES en noviembre, los fondos hayan recuperado ya una parte importante de sus pérdidas.

En este contexto, nunca será suficiente enfatizar en la naturaleza de largo plazo de estas inversiones. El que los fondos tengan saldo en rojo en un mes, o incluso en el año, de ninguna manera implica que esas pérdidas se van a realizar dado que los recursos no pueden ser retirados por los afiliados sino hasta el momento de pensionarse, es decir en dos o tres décadas, tiempo suficiente para recuperar las disminuciones. Por ello, más que reales, dichos saldos son de tipo contable.

Sin embargo, aquellos que están próximos a jubilarse o que ya lo están, bajo la modalidad del llamado ahorro programado, sí pueden verse afectados por la actual coyuntura. Para esos grupos de personas, la reforma financiera que se está discutiendo en el Congreso -hoy transitoriamente congelada- tiene propuestas importantes que no se pueden aplazar indefinidamente. Por ejemplo, el sistema de multifondos considera la creación de un portafolio conservador, compuesto por activos poco volátiles, para aquellos trabajadores próximos al retiro. El Gobierno podría también considerar la posibilidad de permitir, vía decreto, la creación de un portafolio especial dentro del esquema actual para los jubilados en retiro programado, que los proteja de las extremas volatilidades que se han visto en los últimos meses.

Finalmente, es el momento de que, tanto el sector público como el sector privado, estructuren proyectos para atraer a los inversionistas institucionales hacia los grandes proyectos de infraestructura. Como sucedió en forma masiva en Chile, los fondos de pensiones en Colombia tienen todos los incentivos para entrar en ese tipo de iniciativas. Bien diseñadas, las concesiones de carreteras, por ejemplo, pueden generar flujos de ingresos atractivos, protegidos contra la inflación. Al fin de cuentas, los términos de tiempo son a largo plazo, como la naturaleza de los ahorros. Además, y no menos importante, los retornos tienen cero o muy baja correlación con la bolsa o con la renta fija.

En síntesis, con los rendimientos de octubre de los fondos de pensiones no hay que entrar en pánico. Además de poner en contexto dicho resultado, más bien es necesario mirar hacia adelante y permitir que estos se adecúen a las nuevas circunstancias para bien del país y, sobretodo, de sus afiliados.  

Siga bajando para encontrar más contenido