Preparan vuelco total para el crédito del sector agropecuario

Ante la poca efectividad del sistema de crédito agropecuario y para llegar a más productores, el Gobierno alista un verdadero revolcón a entidades estratégicas como Finagro y el Banco Agrario.

POR:
mayo 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-02

La idea es permitir que el crédito al sector rural llegue de manera efectiva y que los recursos que hoy maneja el Banco Agrario no se sigan destinando en gran medida a inversiones de portafolio como los TES de la Nación, sino que se utilicen de manera eficiente en la asignación de préstamos a los pequeños productores agrícolas y pecuarios. Cerca del 80 por ciento de los campesinos colombianos no tienen acceso al crédito y deben acudir al mercado agiotista para financiarse. El nuevo modelo incluye cambios radicales en el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), dándole nuevas herramientas de operación para que los recursos lleguen de manera efectiva a los usuarios. En el caso del Banco Agrario, la idea es convertirlo en una entidad financiera dedicada de manera exclusiva al microcrédito y, en general, a las microfinanzas, con productos diseñados específicamente para los pequeños productores, como los microseguros. Para ellos también habría servicios financieros especiales a través del Banco Agrario con sus llamadas oficinas sociales. Se propone que el Banco no pueda abrir sus puertas a operaciones grandes de financiación, ni mucho menos a los mayores productores rurales. El proyecto plantea, en primer término, la eliminación de la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario, organismo encargado de administrar el sistema de financiación rural. La idea es que la política de financiación del campo quede exclusivamente en manos del Presidente de la República y el Ministerio de Agricultura, con las limitaciones legales. También se estudia la posibilidad de que Finagro sea un ente 100 por ciento estatal, comprándoles las participaciones minoritarias que tienen entidades financieras como el Bbva y Bancafé (Davivienda). Incluso, si el Banco Agrario sigue como accionista, se propone que no haga parte de la junta directiva del Fondo, con el fin de darle transparencia a las líneas de redescuento que maneja. El Gobierno también estudia si vende o no los negocios que Finagro tiene en el sector forestal. Para complementar el papel del Fondo en la nueva estrategia de crédito agropecuario, el Gobierno examina la manera de fijar límites entre este organismo y el Banco Agrario. “Ni Finagro puede continuar dependiendo del Banagrario, ni el Banco de los recursos de Finagro”, señala un documento resumen los planes del Gobierno para el crédito rural.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido