Preparemos la defensa ante Ecuador

Se equivocaron quienes desde diferentes espacios, académicos y periodísticos, afirmaban que Ecuador no podía demandar a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia. La demanda fue presentada, lo que impone coordinación de la Cancillería y la academia colombiana para defender la política nacional de lucha contra las drogas. Una buena defensa sentará un gran precedente internacional favorable a los intereses de Colombia, más efectivo que varias de las correrías que el país ha hecho ante diferentes entidades internacionales en el pasado.

POR:
mayo 26 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-26

En pocos días, Ecuador debe presentar su primera memoria, y Colombia empezar a presentar sus defensas, lo que impone un gran esfuerzo de equipo para evacuar todos los asuntos señalados en la demanda. Y es que revisando el memorial presentado por Ecuador, se observa que acumula gran cantidad de reclamaciones de diferente calibre, que bien revisadas, podrían ser competencia de diferentes jurisdicciones y diferentes demandas. Por ejemplo, pide a la CIJ que se respete su soberanía e integridad territorial, pretensión ligada al ataque al campamento de ‘Raúl Reyes’; también pide que se prohíban las aspersiones aéreas -lo que afectaría la política antidrogas diseñada desde el Gobierno de Andrés Pastrana- y que se indemnice por los daños causados a la salud, la propiedad y el medio ambiente, asuntos que liga, además, con la vulneración de derechos humanos. En fin, un popurrí de asuntos que tienen que ver con demasiados temas sensibles en Colombia. Ecuador acusa a Colombia de realizar un peligroso experimento ecológico y toxicológico a gran escala, y afirma que hemos llegado a fumigar en su territorio. La demanda está redactada como si se tratara de una agresión directa de Colombia en contra de la población ecuatoriana, lo cual debe ser rechazado de manera inteligente, pero además desvirtuado de forma clara ante los actores sociales y políticos ecuatorianos que creen esa historia. Toda demanda tiene un riesgo, pero por la complejidad y diversidad de temas planteados, están en juego elementos vitales de nuestra política exterior. Si bien Colombia dispone de un arsenal de argumentos de defensa frente a cada acusación, se debe trabajar mancomunadamente para reducir los espacios que afecten esos intereses nacionales vitales. Las peleas no dejan nada bueno, son feas, y más tristes cuando son entre hermanos. La disputa por las aspersiones en la zona de frontera, así la ganemos, a la larga podrá afectar más las relaciones con Ecuador quien, seguramente consciente de los efectos negativos que le puede traer la demanda, ha dado señales de querer negociar para retirarla en el mediano plazo. Esto debe quedar grabado en la agenda de defensa de la Cancillería y sus asesores internacionales, y ojalá también nacionales. *Columna de la Fundación Buen Gobierno.'' La disputa por las aspersiones en la zona de frontera, así la ganemos, a la larga podrá afectar más las relaciones con Ecuador.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido