Presidentes de Estados Unidos

La justa electoral se circunscribirá a dos candidatos, Obama o Hillary, y al republicano MacCain con sus 72 años a cuestas sumados al descomunal fracaso de Bush. Ahora, resulta oportuno referirse a la historia de la hiperpotencia, por la vía comparativa, recordando la personalidad y los logros de sus presidentes.

POR:
mayo 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-12

De Roosevelt hasta Reagan es un libro publicado por Editorial Norma en 1986, que, dada la coyuntura actual parece que se está reeditando. A juicio de muchos analistas es fuente de consulta forzosa para todo aquel que intente interpretar, con suficientes elementos de juicio, a quienes han desempeñado el empleo más poderoso del planeta. Su autor, Hedley Donovan, fue alto consejero en la administración Carter, director asociado de la revista Fortune y director Editorial de Time Inc, colaborador del Washington Post y en algún tiempo tuvo escritorio en la Casa Blanca, libre de ataduras con los aparatos oficiales de los dos grandes partidos y es miembro Honoris Causa de Oxford College. En sendos capítulos resalta perfiles positivos y negativos, más allá de lo obvio, de 9 presidentes en el siguiente orden cronológico: Roosevelt, Truman, Eisenhower, Kennedy, Jhonson, Nixon, Ford, Carter, Reagan. ROOSEVELT Roosevelt sobresale por su impresionante sagacidad como político y su visión de estadista, fuera de un encanto personal irresistible. Creía, al igual que su primo Teodoro, en que la presidencia era un ‘púlpito mayor’, donde no cabían las condiciones de ‘pensador profundo’. MacArthur, que lo detestaba, afirmaba que “jamás decía la verdad si con una mentira podía salir del paso”. Gozaba con la manipulación y las maniobras per se, como parte del gran juego de la política y del poder. Para él no eran palabrería 4 libertades: las de expresión, culto, necesidad y temor. Una famosa frase suya como que hoy la ha adecuado Obama: “a lo único que debemos tener miedo es al miedo mismo”. Su misma voluntad de experimentar, de abandonar ideas que no daban buen resultado y ensayar algo distinto, hicieron las veces de fuerte estímulo para su pueblo: ‘Al fin había alguien en el timón’. La época de Roosevelt le sirve al autor para insistir en su teoría de que Estados Unidos no estuvo al borde de ninguna revolución ni de izquierda ni de derecha. Que su sistema y sociedad son muy estables. Que de las 4 democracias principales que sufrieron la depresión solo la más joven y frágil, Alemania, sucumbió al totalitarismo, puesto que ni Inglaterra ni Francia se volvieron fascistas o marxistas. En 1982, en una encuesta entre calificados profesores de Ciencia Política e historiadores, el orden de trascendencia de los presidentes fue encabezada por: Lincoln, Washington y Roosevelt. TRUMAN Al morir Roosevelt su vicepresidente Harry Truman, hasta el momento un senador gris con preocupante fama de cacique, expresó con estudiada humildad: “yo no soy suficientemente grande para el puesto”. El mundo consternado le creyó, por un rato. El tiempo se encargaría de descubrir, en medio de indisimulable sorpresa que para la posteridad conformaría una sola ‘era’, con Eisembauer y Kennedy pese a sus notables diferencias de estilo, y en contravía del coro de sus respectivos adoradores. Su inmensa realización fue crear las condiciones para el resurgimiento de Europa Occidental. Doonovan lo califica como ‘un hombre común nada común’ y no le tiembla el pulso para sostener que ante el asombro de todos, “su dominio de la historia de su país era más profundo que de cualquier otro de nuestros presidentes modernos’. Al contrario de Roosevelt, no involucró nunca en el mismo concepto de la presidencia su propia persona. En una encuesta realizada por Arthur Shlesinger en 1982, ocupó el octavo lugar en ‘grandeza’. '' Resulta oportuno referirse a la historia de la hiperpotencia, por la vía comparativa, recordando la personalidad y los logros de sus presidentes.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido