Presos de Indonesia pagan por tener comodidades como aire acondicionado, karaoke y tratamientos de belleza

Estos son algunos de los lujos que ofrecen las sórdidas cárceles de Indonesia a sus presos más ricos, a cambio de jugosos sobornos para los funcionarios.

POR:
enero 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-14

La recién destapada red de favores y corruptelas en la que los reos más acaudalados del país -condenados en su mayoría por delitos económicos- han entrampado a guardas esta semana los arranques de los telediarios y las portadas de los periódicos.

Por su parte, el Gobierno, que ha prometido una lucha sin cuartel contra la mafia judicial, ha quedado en entredicho de nuevo por la generalizada connivencia de los funcionarios y la utilización de dobles estándares en muchas penitenciarías basados en el poder adquisitivo del prisionero.

"Tenemos que evitar que se levanten pequeños reinos en las cárceles", aseguró el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Patrialis Akbar.

"Muchos de estos funcionarios han trabajado en la misma prisión durante cinco o incluso diez años. Tenemos que cambiarlos (de centro penitenciario)", apuntó el titular.

El escándalo se destapó cuando un grupo de trabajo gubernamental encargado de bosquejar la estrategia de la lucha contra la corrupción efectuó una inspección sorpresa a la empresaria Artalyta Suryani, encarcelada desde 2008 por sobornar a un fiscal.

Así mismo, los miembros del equipo, siguiendo una filtración, acudieron a la prisión de mujeres de Pondok Bambu, en Yakarta, y sorprendieron a la adinerada presidiaria durante un tratamiento láser de belleza facial en su propia celda, un espacio de 64 metros cuadrados con aspecto de apartamento, aire acondicionado, karaoke, televisión de pantalla plana, frigorífico y cama de matrimonio.

La difusión de la noticia ha levantado las iras entre el pueblo indonesio, donde unos cien millones de personas, el 40 por ciento de la población, vive con menos de dos dólares al día y sus viviendas carecen de todas esas comodidades.

La televisión MetroTV reveló que los prisioneros sobornan a los guardas a cambio de favores, desde pequeñas cantidades hasta más de 215 dólares al mes por un aparato de aire acondicionado en la celda.

Siga bajando para encontrar más contenido