'Primaron intereses particulares sobre necesidad colectiva de un tercer canal': Francisco Solé

El representante legal de Canal 3 Televisión de Colombia se refiere a los a la revocatoria del proceso de licitación del tercer canal privado nacional de televisión en Colombia.

POR:
enero 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-09

Ha terminado la licitación del tercer canal y se dice que empezará otra. ¿Cómo harán para lo que viene?

Me parece que en esta licitación han sucedido cosas muy graves que tocan con el buen funcionamiento de la administración, con la democracia y con los alcances de la libertad de prensa. No son consideraciones basadas en intereses de un grupo que, como Canal 3, siempre hizo las cosas correctamente y de acuerdo con los requisitos de los pliegos y a la legislación vigente en Colombia y que ahora, injustamente, se ve afectado por una decisión que no puede compartir. Esperamos que para el bien de los ciudadanos se comience con la nueva licitación cuanto antes, ya que estos son los perjudicados de verdad al quererles quitar la posibilidad de tener otro canal de televisión. Lo que hay que preguntarse en el proceso que se anuncia es quién va a adjudicar la nueva televisión: ¿los canales actuales? ¿la Procuraduría? ¿O va a ser el Estado, a través de la Comisión Nacional de Televisión (CNTV)? Yo creo firmemente que el sentido común y la legitimidad harán que el nuevo proceso se abra a la mayor brevedad y con todas las reglas ajustadas a la legislación.

¿Pero el proceso también se cayó por la no concurrencia de Cisneros y Prisa?

Esa afirmación merece ser matizada. Dichos grupos anunciaron que no participarían, aduciendo temas irregulares o no aclarados en el proceso de la licitación. La verdad ellos la sabrán. Yo creo que fue por las exigencias de la licitación. Por ejemplo, todos sabíamos desde el principio que las frecuencias serían en UHF, al no haber disponibilidad de VHF, pero esto no es nuevo, nosotros en Citytv emitimos en UHF desde hace 10 años, por no haber disponibilidad de VHF. Que esto sirva de excusa, entre otras, no es de recibo. Lo que ocurrió fue que las mismas se mimetizaron a través de una deslegitimación del proceso, aduciendo fundamentos que la CNTV siempre mantuvo intangibles, tales como la frecuencia y el costo de la concesión. Su falta de concurrencia sí les sirvió a los enemigos del proceso para tachar el mismo de irregular y falto de transparencia, y para que la Procuraduría, a dos días de presentar la propuesta, se inventara, sin fundamento jurídico, un requisito que la ley no establece: el de la pluralidad de oferentes para que haya adjudicación. Primaron los intereses particulares sobre la necesidad colectiva de un tercer canal y el mantenimiento del duopolio de RCN y Caracol, sobre las obligaciones superiores de promover la competencia y de generar una pluralidad en la difusión y en el acceso a la información.

Ha mencionado varias veces a la Procuraduría. ¿Cuál es el fundamento de las críticas que efectuó Canal 3 y que usted reitera ahora?

Si se observa la contestación de la CNTV a la Procuraduría, la conclusión que queda es muy simple: la licitación fue revocada porque la Procuradora Delegada para la Función Preventiva, doctora María Eugenia Carreño, así lo pidió. Es su voluntad y no la voluntad de la ley lo que la CNTV aduce para revocar la licitación. Esto es muy grave, pues implica la sustitución de la administración, y concretamente de la CNTV, por la Procuraduría. Hasta donde entiendo de asuntos legales, eso fue lo que la Constitución del 91 pretendió cambiar, por los efectos nocivos en términos de eficiencia administrativa y moralidad pública, al proscribir no solo para la Contraloría General de la República la existencia de controles previos y coadministración.

¿Se refiere usted a la Procuraduría como institución o a la Procuradora Delegada en particular? La carta la firma el Procurador.

Esto se les debería preguntar a ellos. Lo que sí he comprobado es que la Procuradora Delegada fue quien salió por los medios a explicar los alcances de la carta que habían remitido a la CNTV, así como el agregarle, en esta rueda de prensa, cosas que en la misma no se decían, tales como que el proceso estaba muerto, que no podía continuar y que si esto se desatendía se producirían sanciones y afectaciones al patrimonio público. Pasamos de una recomendación a una orden. Tanta importancia tuvo el asunto que la CNTV cita a la Procuradora Delegada en los fundamentos de la resolución de revocatoria.

¿Siente entonces que la doctora Carreño faltó a la imparcialidad con Canal 3?

Me refiero a hechos. Fue la Procuradora Delegada la que pretendió inhabilitar a Canal 3, pese a que este tema fue resuelto al inscribirnos en el RUO. Por obra de ese concepto equivocado, la CNTV tuvo que ir al Consejo de Estado, el cual no le dio la razón a la Procuradora. Después de eso, la misma exigió unas condiciones de renuncia que nunca se habían impuesto a ningún concesionario en el pasado y que afectaban triplemente a Canal 3 por tener entre sus socios a Citytv, RTI y Manuel de la Rosa. Luego, y en contra de lo dicho por el Consejo de Estado, siguió insistiendo en la aplicación de la Ley 1341 y en la subasta, haciendo eco a los planteamientos de Prisa y Cisneros. Y, para rematar, en contra de las leyes 80 de 1993 y 1150 de 2007, así como de los decretos 287 de 1996 y 2474 de 2009, solicita la revocatoria del proceso exigiendo por su voluntad una pluralidad de oferentes que tales normas legales no exigen.

Su carta toca también el comportamiento de los medios...

Mire esto: llegué al país el 5 de enero y el 6 estábamos empastando los documentos de la oferta que debía presentarse el 12. Ese día nos enteramos por El Espectador y por una entrevista con el señor Néstor Humberto Martínez que se estaba tramitando una nueva adenda. Este señor, temeraria e injuriosamente le atribuía a Canal 3 el beneficio de dicha adenda, cuando quien la había sugerido había sido Prisa, según lo comentado por la CNTV. En contra de la verdad y la ética periodística, se utilizó este hecho para deslegitimar una vez más la licitación.

Ese manejo incluyó también a Canal 3, que aparecía como consentido y beneficiario del proceso...

Aquí ocurrió lo que algunos perversamente recomiendan sobre la calumnia: repetirla las veces que sea necesaria para que la fuerza de la repetición intente convertirla en verdad. Como todo prejuicio, dicha sindicación siempre fue falsa. En el RUO, todos los aspirantes a ser concesionarios quedaron empatados. En la licitación resultaría ganador quien más horas y más dinero propusiera. ¿Cómo iba a haber un ganador anticipado si la definición del proceso dependía de criterios puramente cuantitativos y de oferta económica, tales como el mayor número de horas y el mayor ofrecimiento de mejoramiento económico a la CNTV? Cuando Canal 3 quedó aparentemente como único proponente, apareció el invento adicional al que ya me he referido, consistente en que no podíamos ser adjudicatarios de la licitación por ser los únicos proponentes. Pero ocurre, y ese es otro de los defectos de la orden y de la amenaza de la Procuradora, que Prisa nunca presentó carta de renuncia oficialmente ante la Comisión. La falta de pluralidad se ha juzgado por anticipado y, con base en ese juicio, se ha pedido la revocatoria de la licitación. ¿Acaso no sabe la Procuraduría que, en su momento, Citytv fue el único proponente en la licitación y que lo mismo ocurrió con los actuales canales nacionales RCN y Caracol? ¿Acaso la Procuraduría no avaló recientemente, como apareció en televisión, la adjudicación del segundo tramo de la Ruta del Sol a un oferente brasileño, a pesar de que éste era el único proponente habilitado? ¿Desconoce acaso la Procuraduría que ha habido condenas a entidades públicas cuando éstas han declarado desierta las licitaciones por falta de pluralidad de oferentes?

¿Pero la falta de concurrencia de los oferentes no determinaba acaso que la Comisión recibiera menos dinero por parte del único oferente interesado?

Ese es otro infundio que se echó a rodar y que, como hemos dicho, carece de fundamento jurídico. Sin embargo, es bueno recordar las cosas. Las bancas de inversión, no nosotros, determinaron que el precio base de la concesión debía de ser de un poco más de 69 mil millones de pesos. Este era el precio justo que el tercer canal tenía que pagar, según sus estudios, teniendo en cuenta que el entrante tenía que hacer una inversión adicional en infraestructura que superaba los 71 mil millones de pesos. Nunca es igual la situación de un operador entrante con la que tiene un operador establecido. Por eso, el precio base no estaba sometido a incremento y la percepción de esa suma no implicaba detrimento alguno para el Estado. La experiencia de los operadores de telefonía móvil, concretamente de los operadores de telefonía celular y de los operadores de PCS, demuestra que un entrante nunca paga lo mismo que un incumbente. Lo que ocurre es que siempre hubo una presión por parte de RCN y Caracol sobre este tema, como un argumento más de su estrategia para dilatar en el tiempo el proceso de la licitación. Qué hubieran pensado ellos si, mientras negociaban con la CNTV la prórroga de sus licencias, nosotros, a través de nuestros medios, hubiéramos dicho que se les pedía muy poco dinero, que deberían pagar más, que esto iba en detrimento del Estado, etc. La ética y el respeto son una de las bases de la sociedad.

EL CONSORCIO CANAL 3 TELEVISIÓN DE COLOMBIA ES LIDERADO POR EL GRUPO PLANETA, SOCIO DE LA CASA EDITORIAL EL TIEMPO.

Siga bajando para encontrar más contenido