Antes del primer semestre debe completarse el primer cierre financiero del Fondo de Infraestructura Colombia

Los gestores del Fondo de Infraestructura Colombia, que conformaron el Gobierno, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), anunciaron el plazo

POR:
mayo 21 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-21

El Fondo iniciará con 500 millones de dólares.

Un segundo cierre, sería con recursos de inversionistas externos con interés en proyectos viales, logísticos, de aguas, energéticos y de telecomunicaciones en el país, deberá sumarle unos 250 millones de dólares.

Se trata, según lo explican los gestores del fondo, Pedro Nel Ospina y Francisco Lozano Gamboa, de la consolidación de ese emprendimiento con el que se podrán garantizar los recursos para respaldar, no solamente proyectos nuevos- como la Ruta del Sol, vías de dobles calzadas y plataformas logísticas-, sino aquellos que ya están en marcha.

Tanto Ospina como Lozano, junto con Inverlink S.A. y Ashmore Investment Management Limited, son los responsables de las decisiones de inversión que tome el fondo, mientras que un tercero, la firma Macquarie Capital (USA) Inc., participará como asesor técnico.

"Ashmore tiene el 51 por ciento, Inverlink el 38 por ciento y Francisco Lozano y Pedro Nel Ospina somos el remanente", explicó Ospina, al referirse a la estructura encargada de la gestión. Entre tanto, la fiduciaria Fiducor se encargará de la administración de los recursos.

El Fondo de Infraestructura Colombia es el más grande que existe en el país destinado a ese rubro de la economía. El BID participa con 75 millones de dólares, la CAF con 40 millones y Bancóldex, que representa al Gobierno colombiano, estudia el aporte de 125 millones de dólares.

En total son 240 millones de capital inicial, pero en marcha está la tarea de ampliar la base de recursos en el contexto local, incluyendo la participación de la propia compañía gestora, es decir que Ashmore e Inverlink también estarían invirtiendo.

La expectativa es que esas entidades sirvan de vehículo para que inversionistas profesionales como las administradoras de fondos de pensiones (AFP) y las compañías de seguros se le midan a obras de infraestructura.

"La función del Gobierno, el BID y la CAF, se ciñe a la de inversionistas limitados. Realmente nos están confiando la capacidad y toma de decisiones", explica Ospina.

El objetivo de plantear un segundo cierre en el mercado internacional se fundamenta en que a los extranjeros hay que mostrarles que las firmas locales sí están interesadas en participar en proyectos de infraestructura en su propio país.

"En ese primer cierre nacional aspiramos llegar a los 500 millones de dólares, incluyendo Gobierno, BID y CAF, así como los fondos de pensiones y los aportes de la compañía gestora", afirma Ospina, quien aclara que en efecto, las AFP ya manifestaron su interés. Una característica del fondo es que está planeado a 15 años, con la posibilidad de ampliarlo hasta cinco años más.

"Eso nos permite actuar con inversiones que no se estarán rotando a muy corto plazo, lo que nos obliga a tener dos visiones a la hora de invertir. Una es que todos los inversionistas requieren recursos y flujos desde un inicio, entonces vamos a participar en proyectos que ya están en marcha, que están produciendo.

Un segundo componente tiene que ver con nuevos proyectos, privados y públicos, que nos den una fase de crecimiento de mediano y largo plazo", dice.

Siga bajando para encontrar más contenido