Primera condena a exalcalde Samuel Moreno
por 'carrusel de la contratación'

La Fiscalía pidió que sea condenado a 24 años de cárcel "por la gravedad de las conductas cometidas". Moreno se declaró inocente.

Samuel Moreno

El exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno, fue declarado culpable en una de las investigaciones en su contra por el 'Carrusel de la contratación'.

Carlos Ortega / Portafolio

Finanzas
POR:
Portafolio
marzo 08 de 2016 - 12:50 p.m.
2016-03-08

El exalcalde Samuel Moreno fue condenado por uno de los tres procesos que tiene en su contra por el escándalo del ‘carrusel’ de contratos en Bogotá, que se desarrolló durante su administración en la capital.

El juez 14 de conocimiento lo encontró culpable del delito de interés indebido en la celebración de contratos y cohecho, por lo que anunció que el sentido del fallo en su contra será condenatorio. La Fiscalía pidió que sea condenado a 24 años de cárcel por la gravedad de las conductas cometidas, solicitud que será evaluada por el juez al tasar la pena.

El contrato por el que fue condenado fue un negocio que se firmó el 30 de septiembre del 2009 para la prestación de servicios de salud. Tuvo un valor de 67.203 millones de pesos y se desarrolló entre el Fondo Financiero Distrital de Salud y la Unión Temporal Transporte Ambulatorio de Bogotá. 

La finalidad del contrato era la prestación de servicios de salud en Bogotá a través de 55 ambulancias y 15 vehículos de respuesta rápida.

El juez avaló los argumentos y pruebas de la Fiscalía en el sentido en el que se pagaron sobornos y comisiones para adjudicar dicho negocio. “Hubo una coaptación burda de la estructura del Estado”, señaló el juez

“A partir de los testigos de cargo es innegable que permearon al Gobierno y a la administración de Samuel intereses particularísimos, operando desde altas esferas de la capital", dijo.

Agregó que en su caso hubo una "malversación del sistema de pesos y contrapesos por el direccionamiento de contratos para la prestación de servicios de salud”.

Además, aseguró que en el pliego de condiciones “se redujo los servicios medicalizados de 10.000 a 8.000 para favorecer al proponente y direccionar el contrato”.

Al terminar de leer la condena señaló que "Samuel Moreno instigó los delitos. Procedió sin recato alguno y desprovisto de cualquier principio, a usar su cargo como alcalde para lograr su cometido, y valiéndose del valor que desempeñaba determinó a subordinados en la Secretaría de Salud”.

Según el juez, actuó con total desapego de los valores que deben caracterizar a los funcionarios públicos y “no le importó el grave perjuicio que causaba”.

“El autor material del delito es Héctor Zambrano Rodríguez”, según las contundentes declaraciones de Hipólito Moreno, agregó el juez.

El juez dijo que tratándose de una persona de alto cargo, "el incremento punitivo" puede aplicar en este caso, y no se fijará en los cuartos mínimos sino en los cuartos medios.

Esta condena se da cuatro años y seis meses después de que Moreno fue capturado por el ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá. Aún sigue detenido en la Escuela de Carabineros de la Policía.

Moreno fue separado de su cargo como alcalde de Bogotá en mayo del 2011 y fue capturado cinco meses después. En el proceso fueron condenados su hermano, el exsenador Iván Moreno y los empresarios Miguel, Manuel y Guido Nule, además de una docena de exfuncionarios y exconcejales.
El caso por el que fue condenado fue la última investigación que se inició en su contra. Tiene pendientes otros dos procesos pendientes.

SE DECLARÓ INOCENTE

En la audiencia de alegatos de conclusión, que se desarrolló el lunes, la Fiscalía narró detalladamente las declaraciones de cada uno de los testigos y el material probatorio que se reveló durante la etapa de juicio por el 'carrusel' de contratos.

En la diligencia Samuel Moreno dijo que las personas que habían rendido indagatoria en su contra eran “testigos interesados”, y aseguró que “tienen intereses económicos”.

“Yo como alcalde no cometí el delito de celebración de contratos indebidos”, afirmó y dijo que nunca le asignó funciones específicas con tal fin a su exsecretario de Salud, Héctor Zambrano.

Reiteró que el exjefe jurídico del IDU, Inocencio Meléndez y el contratista Julio Gómez, dos de los testigos en su contra, hicieron declaraciones irrespetuosas en el proceso. “Dijeron que yo era el ‘espíritu santo’, quedó demostrado que si yo fuera el espíritu santo como ellos dicen, no estuviera aquí, pues, al espíritu santo no se le puede condenar ni absolver de ninguna culpa”.

Por último, Samuel Moreno Rojas aseguró que ha pasado muchos momentos difíciles, “situaciones muy tristes, no sé de donde saco las fuerzas para soportar tanta maldad y sevicia”.

JUSTICIA