Primíparos de ingeniería industrial de la Escuela Colombiana de Ingeniería construyen casas en Ciudad Bolivar

Esta brigada hace parte de un pacto social estudiantil por entregar un techo a una familia, presentada por Fundación Vida Nueva. La familia Pacanchique Pulido cumplió su sueño de tener casa propia.

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

Don Tarsicio, de 60 años; Ana Rosa, madre de 9 hijos; Rosa y Lupe, de 15 y 13 años, pagaban 60.000 pesos por el alquiler de una habitación de lata porque, a pesar de tener el lote propio, su situación económica no les permite cubrir los costos de una construcción.

El jefe de hogar, que llegó desde Boyacá desplazado por otro factor social llamado hambre, trabaja en la Central de Abastos cargando bultos en la madrugada para recibir diez mil pesos diarios. Una tercera parte de ese ingreso lo invierte en comprar mercado para que su esposa lo venda en el barrio.

"Las condiciones de hacinamiento estaban afectando la salud de Ana Rosa, quien sufre de asma ocasionada por el polvo, la tierra y el viento inclemente de este sector denominado El Paraíso", manifiesta Diana Rodríguez, decana de la facultad de Ingeniería Industrial.

Por eso, los estudiantes les entregaron y construyeron una vivienda prefabricada con salacomedor, un baño, dos habitaciones y un mesón con estufa.

Cómo se hace la tarea

Sobre esta experiencia que viven los estudiantes, el ingeniero Miguel Antonio Amaya considera que "más que una responsabilidad social es una acción encaminada a que los estudiantes, en su formación académica, utilicen las herramientas de las asignaturas para organizar una empresa cuyas actividades están orientadas a conseguir recursos económicos destinados a la construcción, la dotación y la entrega de un techo digno a personas de escasos recursos económicos.

"Es despertar en los universitarios responsabilidades derivadas de los efectos de las actividades que hacen, para que en su futuro profesional perviva esa parte de su desarrollo humano como un valor intrínseco con la sociedad", dice el profesor.

Este semestre, durante la jornada de construcción, simultáneamente se llevó a cabo una brigada de salud que incluyó vacunación y consulta médica especializada para más de 800 niños.

A la campaña se vincularon Salud Total, Profamilia y la Fundación Santa Fe.

Además, el equipo de voluntarios de las ingenierías industrial, de sistemas y electrónica desarrolló un programa recreativo para los niños denominado Reto ECI, un taller de pintura y un bazar.

Otro patrocinio fue la instalación de luz a la casa de Don Tarcisio, por parte del ingeniero Fernando Caviedes, egresado de la Escuela.

Desde el año pasado, se han beneficiado cuatro familias de este pacto social. Al finalizar este semestre se entregará la quinta vivienda a la familia de José Lisardo Claros Llanos, de 67 años, quien vive con su esposa en los Altos de Cazuca, Mirador de Corinto III.

Siga bajando para encontrar más contenido