Un príncipe de los fondos de cobertura busca otro reino

AQR disfrutó como pocos del auge de su industria, pero con retornos y tarifas más bajas, se ha visto forzado a modificar su negocio

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

 
 Por Scott Patterson
Pocas personas disfrutaron del boom de los fondos de cobertura más que Clifford Asness, cuya firma, AQR Capital Management LLC, llegó a gestionar casi US$40.000 millones en activos y generó miles de millones en ganancias.
Actualmente, Asness está dirigiendo una firma mucho menor, debatiendo el futuro de la industria de los fondos de cobertura y sanando las heridas de un año cuyos puntos bajos incluyeron monitores de computadoras rotos y una diatriba en un sitio Web que se convirtió en la comidilla de Wall Street.
Asness se vio obligado a negar rumores de que la firma que había fundado hacía 10 años estaba al borde del colapso y a explicar las apuestas que dejaron pérdidas en una amplia variedad de mercados, incluyendo acciones estadounidenses, bonos convertibles y commodities, que sorprendieron a algunos inversionistas acostumbrados a ganancias constantes.
Recientemente, fue el foco de atención por escribir una carta criticando al gobierno de Barack Obama por su trato hacia los acreedores de Chrysler LLC en la reestructuración de la automotriz.
Los problemas de AQR y las presiones sobre Asness reflejan la difícil situación de una industria que está enfrentando el mercado más turbulento en décadas. Los fondos de cobertura, que en algún momento fueron el sector más exitoso de Wall Street, están lidiando con una nueva realidad de menores retornos, apalancamientos y tarifas.
AQR ejemplifica el cambio, al ilustrar sus disminuidos objetivos pero también su capacidad de transformarse en un entorno más duro. "Por mucho tiempo, ha sido un mercado favorable a los vendedores de fondos de cobertura", señaló. "Pero ahora la comisión promedio va a bajar mucho. Va a haber muchos cambios".
Sólido comienzo
Asness, no obstante, mantiene el optimismo y recalca que varios de sus fondos han tenido un sólido comienzo en 2009.
Entre otros cambios, AQR se está ramificando en fondos mutuos. En enero, lanzó uno y en junio planea presentar una línea de fondos mutuos que usará un estrategia de fondos de cobertura que Asness desarrolló hace dos décadas cuando estaba haciendo su doctorado en finanzas en la Universidad de Chicago.
Los fondos usarán una estrategia de "impulso" que compra acciones que han tenido un buen desempeño, apostando a que continuarán en alza por cierto tiempo. El fondo se balanceará constantemente buscando nuevas acciones que espera que sigan subiendo.
AQR señala que el giro que dio hacia los fondos mutuos es parte de un plan a largo plazo para diversificar sus ofertas y no un reflejo de menores aspiraciones. Aun así, es un cambio hacia productos de comisiones más bajas. Los fondos de cobertura generalmente cobran una tarifa de incentivo de 20%, además de una comisión por gestión de 2%. Los fondos mutuos rara vez tienen una relación de gastos de más de 2%.
AQR no es el único. Permal Group, un fondo de cobertura de fondos, lanzó su primer fondo mutuo en abril. La filial de Legg Mason Inc., una compañía de fondos mutuos, invertirá en acciones, bonos y commodities en varios países. Citadel Investment Group LLC, un fondo de cobertura de Chicago que también sufrió grandes pérdidas el año pasado, presentará un fondo con comisiones más bajas que las que cobra normalmente. El fondo apostará en divisas, tasas de interés y otras transacciones.
El caos del mercado el año pasado hizo añicos los modelos matemáticos usados por los fondos de cobertura cuantitativos como AQR. Sus pérdidas fueron severas a fines de 2008 después del colapso de la firma de valores Lehman Brothers Holdings Inc, que provocó una crisis en los mercados mundiales. El fondo insignia de AQR, Absolute Return Fund (ARF), cayó aproximadamente 45% en 2008, según personas al tanto, frente a un descenso de 39% del índice Standard & Poor's 500.
"El año pasado tuvimos más errores que aciertos", reconoce Asness.
El fondo perdió más de la mitad de sus activos desde su máximo, cayendo de unos US$4.000 millones a mediados de 2007 a aproximadamente US$1.500 millones, según operadores. ARF actualmente representa sólo cerca de un 8% de los activos de AQR bajo gestión. La firma tiene unos US$7.000 millones en fondos alternativos, que usan una variedad de estrategias, como vender al descubierto, esperando beneficiarse de la caída del mercado. También tiene US$13.000 millones en fondos que sólo apuestan a que ciertos mercados suban.
AQR fue uno de los muchos fondos que sufrieron el año pasado. Los fondos de cobertura perdieron 19% en 2008, según la firma de investigación Hedge Fund Research, sólo el segundo año desde 1990 en que la industria perdió dinero.
Asness, de 42 años, ha visto muchos cambios durante su larga carrera gestionando dinero, pero nunca había presenciado un mercado como el que ha vapuleado a su fondo de cobertura en el último año y medio.
Al tiempo que AQR se arrastraba hacia 2009, Asness puso US$5 millones de su propio dinero en ARF. Hasta ahora ha resultado ser una buena apuesta: hasta mediados de mayo, el fondo había ganado 17%, después de comisiones, según fuentes al tanto. Asness y otros socios de AQR invirtieron US$40 millones en sus estrategias de bonos convertibles, que han aumentado aproximadamente 25% hasta mediados de este mes.
"El mejor momento para las oportunidades es cuando uno acaba de pasar por el infierno", dice Asness.

Siga bajando para encontrar más contenido