Los Príncipes de Asturias dominan la escena política y social

De una linda historia de amor en la que un joven y guapo príncipe se casa con una inteligente y bonita plebeya que ejercía el periodismo, los Príncipes de Asturias -Felipe de Borbón y Rocasolano- han pasado a dominar gran parte de la vida política y social de Europa.

POR:
mayo 23 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-23

La pareja que se casó ayer hizo cinco años se interesa por todo, y forman un buen equipo en sus visitas a medios de comunicación, encuentros empresariales, actos sociales y culturales, audiencias, recepciones, almuerzos y cenas de gala, donde han ejercido de grandes anfitriones, junto a los Reyes Juan Carlos y Sofía, como se les pudo ver durante la reciente visita del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy y su esposa, Carla Bruni, o de los mandatarios americanos en sus frecuentes visitas a España. Cada año, los Príncipes realizan al menos un viaje oficial a un país iberoamericano y otro a Europa, con los que intensifican las relaciones de España con esas naciones. De hecho, el próximo martes llegarán a Bogotá en visita oficial, para participar en el II Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial Hispano-Colombiano, y serán recibidos con honores de Jefe de Estado, como ya ocurrió en sus anteriores viajes a Brasil y México. Además, en España han sentido muy de cerca el cariño y el afecto que los españoles les profesan, durante sus visitas a distintas Comunidades Autónomas. Cercanos y sencillos, no han dudado en romper el protocolo para corresponderles y han estado junto a los que han sufrido. Por ejemplo, presidieron, en Paracuellos del Jarama -a las afueras de Madrid-, el funeral de Estado por los seis militares muertos en Líbano donde participaban en misión de paz; consolaron y animaron a los familiares de las víctimas del 11 marzo de 2004, en Madrid, o a los que fallecieron en el trágico incendio de Guadalajara, en julio de 2005. Estos cinco años de convivencia de los Príncipes de Asturias han estado marcados por una apretadísima agenda de trabajo, la inolvidable experiencia de ser padres, jornadas deportivas vibrantes y momentos duros y tristes al compartir el dolor con los ciudadanos, así como por la pérdida de seres queridos. Se casaron por amor, después de un noviazgo en secreto. La noticia de su compromiso oficial fue toda una sorpresa. Hasta ese momento, Doña Letizia, de profesión periodista, trabajaba en los informativos de TVE y se sabía que era divorciada. Conoció a su futuro esposo, el Príncipe de Asturias, a través de una amigo común, en una cena informal. Tras contraer matrimonio, el 22 de mayo de 2004, en Madrid, a los Príncipes de Asturias se les puede ver caminando de la mano o intercambiando miradas cómplices en actos públicos, como cualquier pareja enamorada. Cumplir con el papel de esposos De periodista a futura Reina de España, un cambio profesional exigente y de una responsabilidad importante que Doña Letizia ha sabido realizar, siguiendo el “ejemplo impagable de la Reina Sofía”, como ya comentó el día de su pedida de mano en el Palacio de El Pardo, de Madrid. “No le va a faltar trabajo y va a tener el día bien ocupado”, advirtió el heredero de la Corona, y así ha sido. A lo largo de este tiempo ha cumplido con una apretada agenda de trabajo, casi siempre junto a su esposo, aunque desde hace más de dos años y medio posee agenda propia, relacionada con la infancia y la juventud, en el ámbito de la educación como de la salud. “Tiene unos principios, una rectitud y una ejemplaridad en el trabajo que siempre me han impresionado. Es un tremendo apoyo, permite incorporar un valor, un activo, a mi trabajo y a la función representativa”, dijo el príncipe Felipe de su esposa. Ahora la pareja cuenta con dos hijas, Leonor, que va a cumplir 4 años en octubre, y Sofía, de 2 años. Ella será la tercera en la línea de sucesión, tras su padre y su hermana mayor, a menos que llegue un hermano hombre. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido