Proactiva, el corazón de Doña Juana

Una labor tan difícil como velar de manera profesional y responsable por el buen manejo de los residuos sólidos y líquidos de Bogotá no solo requiere de buenos ingenieros ambientales y adelantos tecnológicos.

POR:
noviembre 14 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-14

Se necesita además de un gran compromiso social, tanto para evitar que el delicado control de las basuras pueda generar enfermedades o infecciones en la gente que habita en las zonas aledañas a los botaderos o rellenos, como para involucrar a estas comunidades con las labores propias del servicio sanitario. Bajo esas condiciones actúa en el barrio El Mochuelo la empresa Proactiva Doña Juana ESP S.A., que desde el año 2000 se ganó la licitación para manejar y operar las 6.000 toneladas diarias de basura que produce la capital del país. “El relleno de Bogotá es sui géneris en el mundo, ya que es uno de los que más grandes volúmenes maneja. Por la altura del sector es un relleno sanitario de ladera, en el que hay que hacer diques estructurales, lo que lo convierte en una de las obras civiles más importantes de la ciudad, porque es más que un hueco o un botadero. El relleno se maneja con conceptos similares a los de una represa, con elementos geotécnicos que miden la establidad de todo el relleno y su estructura”, explica el venezolano Raúl Castillejo, gerente general de Proactiva Colombia desde hace tres años. Sin embargo, lo que más le preocupó a su llegada al país al ingeniero no fue la manera de asumir el control de tamaña responsabilidad. “Hace tres años me impactó el hecho de que había mucha gente del barrio El Mochuelo que quería trabajar en la empresa y que ni siquiera sabía leer ni escribir. Sentí que no era justo emplear a gente con esas carencias, solo por el hecho de llenar una vacante; realizamos convenios con institutos pedagógicos y académicos como Michelin, donde arrancamos con 50 colaboradores que se matricularon en primaria y hace tres meses, 45 de ellos se graduaron de bachilleres. Esto es una satisfacción que esas familias nunca olvidarán”, cuenta Castillejo. Además, esta labor se complementa con la certificación de competencias laborales, que consiste en la evaluación que hace el Sena en tres áreas del relleno: la disposición de residuos, el manejo y la gestion de los residuos sólidos y la seguridad industrial, pues las empesas que cumplen estas labores deben estar al día con cada una de las certificaciones de tipo laboral. En ese proceso, 76 personas fueron calificadas y mañana, otras 33 recibirán el aval. “Esto nos coloca en una posición estratégica dentro de la comunidad en la que operamos, porque educamos y calificamos la mano de obra, y además les damos herramientas de progreso para el resto de sus vidas”, agrega el gerente de Proactiva. Este compromiso de responsabilidad social ha mejorado los resultados de la empresa con un mejor ambiente institucional. En este proceso, iniciado hace siete años, la empresa ha invertido recursos cercanos a los 12.000 millones de pesos. Además están complementados con otras labores sociales, como trabajo académico con los niños de la comunidad, apoyo a la tercera edad, otras capacitaciones, y permanentes actividades lúdicas y formativas. EL CAMPO DE ACCIÓN Proactiva realiza varias operaciones en el país: en 11 municipios al norte del Valle del Cauca se dedica al manejo integral de residuos y recoge cerca de 1.800 toneladas de desechos domicilarios. En Cúcuta, también se dedica al manejo y la destinación de las basuras. En Montería (Córdoba), Tunja (Boyacá) y San Andrés, adelanta labores y operaciones en el manejo del agua, con acueductos y alcantarillado. Además, en Tunja tiene una planta de tratamiento. La empresa adelanta el mismo tipo de operaciones en otros países: México, Venezuela, Chile, Argentina, Brasil, y próximamente licitará negocios en Panamá. En Bogotá opera las zonas siete y ocho del Relleno Doña Juana. En siete años se han dispuesto casi 14 millones de toneladas de manera ininterrumpida. La empresa tiene certificaciones en gestión: ISO 9000, la Oshas 18000 para seguridad e higiene laboral y la 14000 de gestión ambiental. OTRAS ACTIVIDADES El 70 por ciento de los requirimientos de mano de obra de Proactiva proviene de El Mochuelo. La empresa dicta cursos académicos que le permiten a la gente capacitarse para desarrollar proyectos productivos y salir a trabajar. Además, apoya una fábrica de papel artesanal. También dicta cursos de sistemas, en una sala adecuada para que los niños del sector estudien: el sitio tiene unas 600 visitas mensuales. Una vez al mes, realiza una activiad con la comunidad: ‘Desayune con los gerentes’, encuentro en el que se resuelven las inquietudes de los representantes de la comunidad con directivos de la empresa.

Siga bajando para encontrar más contenido