Procesados tienen pocos líos con la intermediación

No todos los productos agropecuarios tienen dificultades en su comercialización ocasionados por la participación de una larga lista de personas que intervienen en el ejercicio de compra y venta.(VER GRAFICOS)

POR:
mayo 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-15

Los problemas de la intermediación tienen menos incidencia en los productos que requieren de algún proceso industrial antes de llegar al consumidor. Café, arroz, cacao, azúcar y panela son los mejores ejemplos. Estimativos realizados por la SAC para ocho productos, en donde se comparan las cifras del Dane correspondientes al Indice de Precios al Productor con el Indice de Precios al Consumidor de los últimos tres años, indican que el margen promedio de comercialización no supera el 20 por ciento. Sin embargo, en este caso, los precios se toman de las centrales de abastos, cuando en realidad muchos de estos productos ya han pasado por dos o tres intermediarios. En esta evaluación se encontró que entre los productos analizados, el que tiene mayor margen de intermediación es la cebolla larga, con el 58 por ciento. seguido de la leche con el 40 por ciento y la papá con el 33 por ciento. El grupo de las grasas registró el menor porcentajes de intermediación, debido a que, como ya se dijo antes, los productos procesados no enfrentan grandes problemas en la cadena de comercialización. Entre tanto, en sectores como el de las frutas, la evaluación de la SAC indica que su margen de intermediación es del 19 por ciento, la arveja 17 y los quesos 12 por ciento. Tampoco hay dificultades con productos en los que se manejan grandes volúmenes como algodón, maíz, fríjol, soya, y sorgo. Lo mismo sucede con la comercialización de huevos, y pollo ya que estos alimentos requieren un tratamiento diferente a los demás perecederos. Sin embargo, en los productos avícolas, la diferencia entre lo que recibe un productor y lo que paga el consumidor también es alta. Según la Federación Nacional de Avicultores, los productores reciben en promedio 131 pesos por cada huevo rojo A, y 130 pesos por la calidad blanco A. Estos mismos productos son adquiridos por el consumidor a 200 y 190 pesos respectivamente. En este caso, la existencia de menos intermediarios implica que la diferencia de precios entre el productor y el consumidor final sea menor, comparada con la de la mayoría de los productos del agro. En azúcar, la situación comienza a ser preocupante. Mientras que en los ingenios el saco de 50 kilos se vende a 55.000 pesos, en las plazas se expende a 84.000 pesos. Según el presidente de Asocaña, Ricardo Villaveces, los precios al productor hasta marzo habían aumentado 5,1 por ciento y para el consumidor lo hicieron en 11,7 por ciento, lo que indica que en el transporte y distribución se duplicó el precio del producto. Lo más preocupante, es que el Gobierno tiene poca margen de maniobrabilidad, ya que la única forma como podría evitar estos aumentos es a través de un control de precios, lo cual iría en contra del libre mercado.

Siga bajando para encontrar más contenido