El proceso de exportar carne a China avanza con lentitud

Los avales a las plantas ya los dio la autoridad de sanidad animal y vegetal y solo faltan procesos de tipo administrativos.

El consumo de carne de res en China es bajo, por lo que hay altas oportunidades en este mercado.

Bloomberg

El consumo de carne de res en China es bajo, por lo que hay altas oportunidades en este mercado.

POR:
junio 08 de 2014 - 06:41 p.m.
2014-06-08

En la pasada edición de la feria de alimentos Sial, que se llevó a cabo en China, Colombia presentó su oferta alimenticia, con la que busca fortalecer su presencia en el país asiático.

Actualmente, Colombia exporta café, aguardiente y ron, y lentamente intenta posicionar en ese mercado otros productos como pulpas de fruta y polvo de quinua.

Sin embargo, los productos colombianos son aún escasos en China, comparados con las de sus vecinos latinoamericanos, y especialmente con los de sus aliados en la Alianza del Pacífico que son los proveedores agropecuarios líderes de la región.

El mercado alimenticio chino es hoy uno de los más atractivos del mundo, pues no solo es uno de los más grandes, sino que será uno de los más lucrativos en los próximos años, pues su clase media será la mitad de la población para 2020.

Así, se espera que sean más de 700 millones de personas con un poder adquisitivo de alrededor de 34.000 dólares anuales que estarán dispuestas a consumir alimentos de alta calidad.

En cuanto a la carne de res, China no es gran consumidor, pues de los 60 kilos de proteína animal que consume anualmente un ciudadano de ese país, apenas cinco son de carne bovina; sin embargo, el consumo va en alza y será forzosamente de carne importada, pues ese país no tiene la suficiente capacidad para abastecer su demanda interna.

Ahora, desde la última visita presidencial, en 2012, Colombia reveló su interés en venderle carne bovina y avícola a China y comenzaron los procedimientos de admisibilidad. Los requerimientos chinos no son tan complejos como los de Estados Unidos o la Unión Europea, pero sí son más largos y tediosos, especialmente por el carácter político y diplomático que tienen.

México, por ejemplo, tardó más de cinco años en formalizar la entrada de carne de cerdo a China, mientras que la langosta chilena tuvo un ingreso veloz, al ser un compromiso de ayuda económica a Chile para recuperarse del terremoto de 2010.

El proceso de entrada cárnica y aviar colombiana va estable, pero aún quedan varios meses -y posiblemente años- para que los primeros contenedores zarpen rumbo a China.

En septiembre pasado, la entidad encargada de la admisión de productos alimenticios de ese país asiático (Aqsiq), indicó que tras su visita a Colombia, el año pasado, dio el visto bueno al proceso, pero solicitó información adicional al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), para resolver dudas frente al funcionamiento de la industria bovina colombiana. Ocho meses después, el documento aún no ha sido recibido por las autoridades chinas.

Siguiendo el patrón de comportamiento de las autoridades chinas, se podría estipular que si la respuesta colombiana fuera entregada el próximo mes, y además resuelve efectivamente las dudas, la próxima visita oficial china a Colombia sería fijada para inicios del próximo año. Esta es de gran importancia pues ahí se visitarían y evaluarían los frigoríficos con potencial exportador.

Esta fase se demoraría otro año más; así, Colombia podría comenzar a exportar a China a finales de 2015 o inicios de 2016. Sin embargo, puede extenderse si las partes no responden rápidamente.
FEDEGÁN YA FUE A ESE MERCADO
“El ciudadano chino es muy dado a que las autoridades vengan y pongan la cara. El ministro de agricultura de Argentina viene dos veces al año y esa es la única forma para que China les ponga cuidado”, dijo a Portafolio José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan.

Encabezando una delegación, Lafaurie viajó a beijing con otros representantes de frigoríficos colombianos, como Frigosinú y Bijagual, para promover la carne colombiana en la feria SIAL y hacer los primeros acercamientos con asociaciones de importadores, compradores de carne, inversionistas, y autoridades chinas.

"El hecho de haber ido al Ministerio de Agricultura o de Comercio pone en el radar a Colombia", dijo el dirigente gremial quien enfatizó que el gobierno colombiano debe fortalecer su gestión para que el proceso sea lo más diligente posible.

"Aproximarse a este mercado tiene retos complejos como distancia, cultura, idioma, pero abrirlo es poner un pie en Asia Pacífico con posibilidades importantes", añadió.

Para Lafaurie, China apuntará a conseguir socios internacionales, encadenándose incluso desde la producción. "En el futuro vendrán inversiones colombo-chinas, pues desde la producción y transformación van a garantizar la satisfacción de su demanda interna", explicó.

Colombia le apuntaría al consumidor común, con cortes económicos congelados y sin hueso. "Podría atenderse el mercado de lujo que ofrece altos precios, pues tiene una ganadería con base en pastura natural, y puede ofrecer carnes orgánicas", explicó Lafaurie.

Lafaurie mencionó que por ahora tres frigoríficos están contemplados para las exportaciones: Frigosinú, Camagüey y Friogán, mientras que otros doce tienen potencial y la capacidad de exportación, pero la invitación está abierta para cualquier planta que decida remodelarse para satisfacer los requerimientos chinos.

 

Natalia Tobón Tobón
Especial para Portafolio
Beijing

 

Siga bajando para encontrar más contenido