Prodensa subió productividad

“Cuando se vive de lo que para otros es basura, uno piensa que el trabajo que realiza no vale un peso”, dice con tristeza María Concepción Gómez, quien trabajó durante ocho años recolectando materiales reciclables en las calles.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

La expresión de su rostro cambia y se llena de alegría al contar cómo desde hace menos de dos años, no solo pudo aumentar sus ingresos mensuales, sino también comprar todos los medicamentos que requiere el tratamiento para detener una enfermedad en la piel que adquirió en su anterior trabajo. “Yo antes de entrar a Corepin pensaba que no valía nada, pero con este trabajo puedo compartir más tiempo con mi familia, y estoy ganando un promedio mensual de 900.000 pesos”, afirma orgullosa, pues antes sus ingresos no superaban los 300.000 pesos. Corepin, es uno de los ocho grupos de trabajo asociado que se crearon con la ayuda de la Corporación Prodesarrollo del Norte de la Sabana, Prodensa. Una corporación empresarial de tipo social, que nació de una alianza entre Alpina S.A.; Colcerámica (Organización Corona); Mantesa (Organización Pizano); Pelpak Ltda.; Colkim Colpapel; Fonandes S.A.; Bel Star y Refisal, y desarrolló un nuevo modelo de contratación externa para aumentar la productividad del corredor industrial de la Sabana de Bogotá. El modelo, diseñado por la colombiana y consultora internacional Myriam Arango Narváez, consiste en remunerarles a los trabajadores proporcionalmente al incremento de la productividad obtenida durante su jornada. “Aunque no se aplica para todos los empleados, sino especialmente para los que son buenos trabajadores y muestran un gran amor por el trabajo asociativo”, explica Gloria Virginia Quiroga, directora ejecutiva de Prodensa. Resalta que por ganar más los trabajadores, contratados a través de los grupos de trabajo asociado adscritos a la corporación regional, no pierden sus beneficios de ley como son los aportes al sistema de seguridad social. De esta manera, más de 500 personas en Prodensa, en su mayoría operarios, han podido cruzar como María Concepción Gómez la barrera del salario mínimo. Según Benito Torres, gerente del fabricante de envases plásticos Pelpak, la producción aumenta alrededor de un 50 por ciento. “El hecho de que estas personas ganen más que otros operarios logra que ayuden a cuidar la maquinaria, tratan de no perder el tiempo para que su productividad sea mejor y mayor, incluso buscan alternativas que minimicen costos”, afirma el directivo Francisco Javier Gómez, jefe de división de la planta de sal de Brinsa (antigua Refisal), comenta que gracias a Prodensa se ha asimilado una nueva cultura de trabajo que consulta las tendencias del mercado laboral global y visualiza la productividad empresarial como un negocio donde el trabajador es un socio. “Las personas empiezan a pensar como empresarios de tal forma que se beneficia la empresa y la sociedad”, sostiene. Gracias a este trabajo de una década, Prodensa logró ser la única Corporación de servicios al trabajo asociado, en ser certificada con la norma ISO 9001 en calidad por la entidad SGS Internacional. 900 Mil pesos es el salario mensual promedio que alcanzan hoy algunas personas que antes tenían ingresos por debajo de un salario mínimo legal. EL PROYECTO Con un nuevo modelo, diseñado por una colombiana, empresas del corredor industrial de la Sabana de Bogotá incrementaron en un 40 por ciento su productividad. Más de 500 operarios, adscritos a varios grupos de trabajo asociativo de Sopó y Zipaquirá, principalmente, hoy ganan más de un salario mínimo. El modelo que está basado en remunerarles a los trabajadores proporcionalmente al incremento de la productividad obtenida durante su jornada, nació de una alianza entre Alpina; Colcerámica; Mantesa; Pelpak; Colkim Colpapel; Fonandes ; Bel Star y Refisal.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido