Con producción de biodiésel, la palma de aceite se montó en el bus que era

Los vehículos que utilizan diésel como combustible se convirtieron en los principales aliados de la producción nacional de aceite de palma.

POR:
mayo 18 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-18

La entrada en vigencia en el 2007 de la mezcla de 5 por ciento de biodiésel en algunas regiones del país, y que a partir del 2010 se elevará al 10 por ciento, movió por primera vez en los últimos 20 años, la demanda doméstica de este aceite vegetal que hasta hace poco sólo se usaba como comestible y en las industrias de aseo y belleza. Según los cálculos de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), mientras este año el transporte demandará 200.000 toneladas de biodiésel, en el 2010 los requerimientos ascenderán a 460.000 toneladas. Este salto obedece al incremento de la mezcla obligatoria, la cual pasará del 5 por ciento en la actualidad al 10 por ciento el año entrante. “Esto significa que vamos a doblar la ventas de un año a otro, lo cual producirá un sacudón positivo a la industria, cuya demanda lleva años estancada”, sostiene Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma. De esta manera, Colombia se convierte en líder en producción de biodiésel en América Latina. El buen momento de los palmeros, se complementa con la evolución de los precios, que a pesar de la volatilidad registrada en el último año, el promedio se ubica por encima de las expectativas de los productores. Sin embargo, la inestabilidad del mercado ha sido evidente. En marzo del 2008, la tonelada de aceite crudo de palma en el mercado internacional subió a 1.400 dólares, es decir, el doble de la cifra superior del rango calculado para la industria para el año pasado. Aún así, en octubre bajó a 400 dólares la tonelada y en la actualidad se encuentra en alrededor de 700 dólares. Pero no todo es color de rosa en el sector. Los palmeros enfrentan situaciones muy preocupantes, hasta el punto de que si no se resuelven con prontitud, pueden poner en riesgo la sostenibilidad del cultivo y acabar los cultivos de un solo tajo. Las dos amenazas más fuertes son la emergencia sanitaria generada por la enfermedad de la pudrición del cogollo (ver nota anexa) y la reducción de la productividad. El presidente del Fedepalma asegura que ya se están tomando medidas respecto a la baja productividad, la cual cayó de un promedio de 4,1 toneladas por hectárea en el 2004 a 3,5 toneladas el año pasado. “Hay zonas de alta producción en donde algunos cultivadores obtienen hasta 30 toneladas por hectárea, mientras que otros apenas producen 10 toneladas por hectárea”, afirma Mesa, al señalar que esta es una muestra de la desigualdad en el conocimiento y la capacidad para el manejo de los cultivos. “La palma no solamente hay que sembrarla, sino cultivarla”, agrega. Ante este hecho, el gremio emprendió desde el año pasado un plan de transferencia de tecnología, que incluye la creación de Unidades de Asistencia y Auditoría Técnica, alrededor de las plantas de extracción de aceite. La idea es que la transferencia de tecnología de los avances logrados por Cenipalma sea llevada a grupos de cultivadores, para mejorar sus productividad. Congreso de Fedepalma Del 26 al 30 de mayo se realizará una nueva versión del Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, en el Centro de Convenciones del hotel Santamar, en Santa Marta. El programa incluye la realización de la XIX Sala General de Cenipalma y la XXXVII Asamblea General de Fedepalma. El 27 y 28 de mayo se realizarán las sesiones de interés sectorial, con la presencia de especialistas y personas de los sectores público y privado. '' Hay zonas donde algunos cultivadores obtienen hasta 30 toneladas por hectárea, mientras que otros apenas llegan a 10”. JENS MESA, PRESIDENTE DE FEDEPALMA Pudrición de cogollo, en la mira Según el presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dishington , el avance logrado a finales del año pasado por Cenipalma con la identificación del agente causal de la enfermedad, permitirá dar un paso adelante en la investigación científica contra la enfermedad. “Ahora nos proponemos seguirle el rastro al agente que lleva la peste hasta el cogollo. Hay sospechas sobre el agua del riego, algunos insectos, el viento, entre otros factores”. La minucia de la investigación es de tal magnitud que los expertos han comenzado a analizar el agua de los ríos que se utiliza para el riego de las plantaciones en las cuatro regiones palmeras del país (Llanos, Pacífico, Magdalena Medio y Costa Caribe). De la misma manera, Cenipalma trabaja en la investigación de nuevas variedades y en la obtención de híbridos resistentes a la enfermedad. Alistan megaplan sanitario palmero Hace dos semanas, la enfermedad de la pudrición del cogollo, considerada la ‘roya de la palma de aceite’ fue detectada por primera vez en la Costa Caribe. El hecho confirma que este cultivo enfrenta una emergencia sanitaria de consecuencias económicas incalculables, pues incluso ya ha causado pérdidas millonarias en la zona palmera de Tumaco y en algunas áreas de los Llanos. Aunque se tomó casi 20 años en extenderse a todo el país debido a los controles ejercidos por los propios productores, la peste invade hoy al menos al 10 por ciento de las 335.000 hectáreas de palma que hay en el país. Es más, en Tumaco, varias plantaciones han llegado a pérdida total. Por lo anterior, Fedepalma comenzó a diseñar, junto con el Ministerio de Agricultura, un plan nacional de emergencia contra la pudrición del cogollo, que afecta a una de las actividades agrícolas más prósperas del país . El programa incluirá una campaña para sembrar únicamente semillas tolerantes a la enfermedad, ejercer control sanitario, capacitar a los productores, renovar áreas infectada y destinar más recursos a la investigación. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido