Producción y consumo sostenible están de moda

Producción y consumo sostenible están de moda

POR:
diciembre 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-23

El consumo y la producción sostenible están de moda, literalmente. Las nuevas tendencias en los mercados de consumo masivo impulsan cambios estructurales en los canales de comercialización, las cadenas productivas y la provisión de materias primas. Casi todas los grandes marcas internacionales de ropa y algunas de calzado ofrecen prendas amigables con el ambiente y con la salud de sus usuarios. Marcas como Zara, C&A, Hennes & Mauritz (HM), Levis y Nike promocionan líneas de ropa y calzado producido a partir de algodón orgánico y/o materiales reciclados. Afirman que el confort de este tipo de prendas es mejor y que, además, la sociedad gana con sus productos. Negocios de nicho, especializados en prendas de vestir con calidades ambientales, también hacen parte de esta creciente tendencia. Patagonia, una empresa en Estados Unidos, ha logrado consolidarse con sus productos ecológicos, como líder en el mercado de ropa de aventura (out-doors). Terraplana, empresa inglesa de zapatos amigables con el medio ambiente, está conquistando el mercado europeo con sus innovadores productos. Las empresas de ropa de bebé orgánica dominan la venta de su categoría en Internet. Se trata de una tendencia imparable en el mercado mundial que busca productos con menos o cero contenido de químicos, y materiales más sostenibles que ofrecen mayor seguridad a sus usuarios y, al final, también a la sociedad. Hace una década, este tipo de productos parecían destinados a tan sólo un reducido grupo de ambientalistas o personas adineradas, conocidas en el argot como Lohas (en ingles Life Style Health and Sustainability, que traduce estilo de vida, salud y sostenibilidad). Los principales canales de distribución de este tipo de productos eran especializados. Ahora ya no lo son. Grandes cadenas de supermercados, como Walmart y Marks & Spencer, marcan las tendencias en el mercado de consumo masivo, e impulsan estos productos dentro sus negocios. Y no sólo se trata de prendas para vestir. La tendencia abarca una amplia gama de productos de consumo masivo desde alimentos frescos y procesados orgánicos y/o naturales; productos para el hogar y el aseo; ollas; electrodomésticos de mayor eficiencia; muebles a partir de materiales reciclables; productos para la jardinería, entre otros En Colombia, los sistemas de producción y consumo están dando sus primeros pasos. Grandes cadenas, como Homecenter, promocionan productos más eficientes para sus usuarios y amigables para el medio ambiente. También grandes empresas, como el ingenio Providencia, ofrecen azúcar orgánico, y la compañía Nacional de Chocolate desarrolló un bom bombum ecológico. Tiendas especializadas como Bioplaza han consolidado su oferta en Bogotá. Hasta la zona G cuenta con un restaurante, Suna, que se distingue por la calidad orgánica y saludable de sus menús. Empresas innovadoras como Cyclus (productos de diseño a partir de materiales reciclados) y Ecoflora (bioinsumos) están consolidando su éxito exportador. En el sector empresas agrícolas, como Daboon Organics, Hacienda Lucerna, Reserva natural El Hatico, Mesa de los Santos, Serviagro, Acanatura, LabFarve entre otros, consolidan sus mercados. Para la industria colombiana estas tendencias representan un importante reto y oportunidad para la innovación de su oferta hacia las calidades de sostenibilidad. Las certificaciones huellas ecológica, huellas de carbono y el chemicals leasing son importantes herramientas para conducir estos nuevos desarrollos. También la integración de las cadenas productivas y el desarrollo de proveedores es fundamental para consolidar la oferta de productos sostenibles competitivos, tal como lo están haciendo vecinos en la región como Brasil (insumos, cosméticos, alimentos y productos manufacturados) y Perú (algodón, café y otros productos orgánicos). 2 países lideran en la región la oferta de productos sostenibles competitivos: Brasil y Perú.BART VAN HOOFProfesor Facultad de Administración, Universidad de los AndesANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido