Producción de crudo aumentará el ritmo en segundo semestre

En los próximos dos años, la ANH invertirá cerca de 600.000 millones de pesos en conocimiento e identificación de áreas potenciales, para atraer a los inversionistas a los recursos no convencionales.

Producción de crudo aumentará el ritmo en segundo semestre

Archivo Particular

Producción de crudo aumentará el ritmo en segundo semestre

POR:
mayo 17 de 2013 - 12:52 a.m.
2013-05-17

A pesar de que entre enero y abril pasados el promedio de la producción de petróleo se ubicó en 1’008.000 barriles por día, nivel inferior a la meta fijada para el 2012, el Gobierno asegura que este año será diferente y que se cumplirá el objetivo de tener como promedio una producción de 1,06 millones de barriles por mes.

El nuevo presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Germán Arce Zapata, dijo que hasta ahora se van cumpliendo las metas y que en el segundo semestre el nivel de extracción repuntará de forma importante. De hecho, el récord de producción durante un día ya subió a 1’032.000 barriles, lo cual sucedió el pasado 12 de mayo, por encima de los 1’028.000 barriles diarios reportados el último día de abril.

¿Les preocupan las cifras recientes de producción y de reservas del sector?

Este sector es de cosechas muy largas. Todas las decisiones que se toman se ven a una década y lo que se está haciendo hoy no va a cambiar el balance del 2013. Hay que tener consistencia de largo plazo.

¿Cómo trabaja la ANH para atraer a los inversionistas en la ronda del 2014?

Vamos a hacer inversiones importantes en exploración. El Estado está invirtiendo recursos públicos en conocimiento, para entender cuál es la prospectividad del subsuelo. Eso no es genérico, sino que se focaliza por sectores. Si tenemos más conocimiento, vamos a tener la capacidad de atraer recursos mucho más focalizados en el tipo de yacimientos que pudiéramos explotar.

¿Qué áreas se están mirando y con cuánto dinero?

Estamos haciendo inversiones en el Valle Bajo y en el Valle Medio del Magdalena, y estamos enfocando un pedazo grande de los estudios en la cuenca Sinú-San Jacinto, que es el borde norte de la costa Atlántica y una porción del off shore. Es una unidad geológica que va desde Córdoba hasta el Atlántico.

Este año, el presupuesto de inversión es de 313.820 millones de pesos y para el 2014 será de 284.000 millones de pesos. Vamos a poder darle más información a la industria, con la cual va a poder tomar decisiones mucho más informadas, que deberían mejorar las condiciones económicas para el Estado.

¿Qué tipo de recursos se está buscando impulsar?

Hay crudo y gas, convencional y no convencional. La diferencia está en el tipo de tecnologías que se utilizan para explotarlo. En esta cuenca de Sinú-San Jacinto hemos encontrado mucha información técnica que estamos integrando para armar paquetes de información con los cuales será más fácil para la industria tomar decisiones de inversión, pero madurarlo toma años.

¿Quieren equilibrar la balanza y bajar la participación de la cuenca de los Llanos?

Las zonas que se han desarrollado son las de mayor conocimiento. Decidir dónde se van a poner los recursos de inversión depende del ojo de experto. Hay otras zonas que creemos que tienen prospectividad, pero con bajos niveles de conocimiento. Queremos volver simétrico el conocimiento. La mayor parte del estudio que hacemos es para identificar la prospectividad de la formación La Luna, que es la misma roca madre de la que depende la producción de Venezuela.

¿Qué análisis le hacen al desempeño en materia de reservas?

El saldo, que pasó de 2.259 millones de barriles en el 2011 a 2.377 millones de barriles en el 2012, año en el que le sacamos más a la cuenta, es muy positivo, y por eso la relación entre reservas y producción pasó de 6,8 años a 6,9 años. Si empezamos a producir a tasas más altas, el reto es mucho más grande. Estamos empezando a recoger de las rondas anteriores y la tasa de aporte del 33 por ciento de los nuevos descubrimientos es casi tres veces el promedio histórico.

¿En cuánto podrían cerrar este año?

Depende de cómo evolucionen los estudios, porque hay 63 pozos declarados que están en evaluación, una cifra alta para el promedio histórico.

¿Es viable cumplir la meta de producción de este año?

Las cifras de producción van por encima de las metas. En los cuatro meses del año nos hemos mantenido por encima del millón de barriles y ha sido incremental. Al 12 de mayo, el promedio del mes era de 1’023.000 barriles por día. La meta de los 1,06 millones de barriles es alcanzable.

Los nuevos descubrimientos son producción que está entrando al tubo. Hay 63 pozos en evaluación y en el momento en el que salten a comercialización serán recursos para incorporar al balance de reservas y a la producción.

¿Cuánto pesarán los temas operativos y de seguridad?

La capacidad de bloquear la producción es mucho menor y la capacidad de recuperación de la industria es mayor. Hace 10 años atentaban contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas y duraba cerrado tres meses.

¿Confían en que se alcanzará la meta?

Sí. Estamos tranquilos porque los indicadores muestran buena dinámica.

¿Los resultados financieros de las empresas pueden comprometer la dinámica del sector?

Los ciclos de inversión son largos. Probablemente, lo que puede pasar en algunas empresas es que cuando hay ventanas de inversión muy largas, los mayores niveles bajan las utilidades, porque se invierte en cosas que se van a recuperar a cinco o a 10 años. Estos niveles de inversión altos consumen capital, pero tendrán un retorno. El resultado de un trimestre no dice mucho del valor que tienen las compañías.

¿Cómo será el aporte del Oleoducto Bicentenario al resultado del año?

Ayudará porque el recurso no sale a una velocidad más alta pues no hay cómo transportarlo.

Ómar G. Ahumada R.

Enviado Especial

Cartagena

Siga bajando para encontrar más contenido