Producción y reservas de energía blindan al país

Gobierno y expertos aseguran que hay herramientas para evitar un posible desabastecimiento de luz. Nuevos proyectos permitirán aumentar exportación.

El esquema del cargo por confiabilidad ha permitido asegurar el suministro de energía.

Archivo particular

El esquema del cargo por confiabilidad ha permitido asegurar el suministro de energía.

Finanzas
POR:
octubre 02 de 2014 - 02:08 a.m.
2014-10-02

De tomar fuerza el fenómeno del Niño, que tradicionalmente afecta el nivel de los embalses y por esta época parece dormido, el país estaría blindado y fuera de peligro de vivir un racionamiento de energía.
“Aunque los embalses no han alcanzado los niveles esperados, no hay por qué alarmarse”, afirmó Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía, Acolgen.
De hecho, el ministro de Minas y Energía, Tomás Gonzaléz, aseguró que los embalses están en niveles muy superiores a los de la crisis de los 90. “El sector eléctrico está muy bien preparado. Tenemos capacidad de generación suficiente para atender la demanda en su punto más crítico”, sostuvo el funcionario.
Agregó que, de darse alguna emergencia, se tienen las herramientas para poder reaccionar en el corto plazo, como generar energía eléctrica con gas, con carbón y con otros energéticos. La generación térmica se usaría como respaldo.
Para el director de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), Carlos Fernando Eraso Calero, el esquema del cargo por confiabilidad ha permitido asegurar el suministro de energía, incluso en situaciones críticas como las que puede ocasionar el fenómeno del Niño.
“En otras palabras, es garantizar que el país cuente con energía eléctrica y se eviten apagones como el que vivió a comienzos de la década de los noventa”.
Los análisis realizados en el 2013, dice Eraso, concluyeron que por lo menos hasta el 2019 está asegurado el cubrimiento de la energía y, por lo tanto, no se requiere convocar una nueva subasta para incorporar nuevas plantas de generación.
Es por esa razón que Montoya destaca que Colombia es un país privilegiado por sus recursos naturales y tiene un abanico de posibilidades. “Tenemos mucha agua y plantas de generación, y aún hay mucho por explorar, por ejemplo, en energías renovables”, comentó la dirigente gremial, quien calificó de trascendental que el Gobierno acompañe la construcción de varios proyectos que una vez estén en funcionamiento darán 3.900 megavatios y permitirán reducir el desfase entre oferta y demanda.
De acuerdo con la Cámara Colombiana de Energía, el país solo consume 9.300 megavatios de los 14.700 que está en capacidad de producir. En el último año la demanda creció 3,8 por ciento.
Sin embargo, para Arturo Quirós Boada, presidente del gremio, esto no debe ser visto como un riesgo. “El país dispone de suficiente capacidad instalada de generación y de transmisión para cubrir la demanda. Nunca ha existido impacto en la confiabilidad del suministro de la electricidad en más de 20 años”, aseguró.
Según Quirós, el modelo competitivo ha demostrado que fue bien concebido y ha producido resultados buenos para los consumidores. “El marco legal y regulatorio ha sido en general muy estable y además se ha contado con un recurso humano de altísima calidad en el sector” que ha permitido una administración de alto nivel de las empresas”, agregó.
‘CRUDOS’ EN ENERGÍAS ALTERNATIVAS
En cuanto a la generación de energías limpias, Quirós expresó que “apenas estamos comenzando”, ya que en cuanto a energía eólica “solo tenemos una planta de 20 MW en La Guajira, propiedad de Epm”.
“Con la promulgación de la Ley 1715 del 2014 se espera que la competitividad de estas energías alternativas mejore y el país pueda desarrollar proyectos importantes de energía solar, eólica y de biomasa, principalmente. Los precios de los equipos han mostrado reducciones y si le sumamos los incentivos tributarios, contables y arancelarios que contempla la Ley, seguramente pronto veremos muchos proyectos de generación de estas fuentes renovables”, concluyó.