Un producto que no debe faltarle

A la lista de los productos básicos de la canasta familiar, que seguramente nunca olvida ni deja de adquirir, es importante que hoy sume otro más: un seguro. Se trata de una póliza que lo ampara de eventualidades y catástrofes.

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

Por ejemplo, puede adquirir un seguro para el carro, la vivienda, la educación de sus hijos y para proteger su vida y su salud, así como la de su familia, entre muchas otras opciones que hay en el amplio portafolio. Según el tipo de póliza, esta entra en acción para respaldarlo financieramente en caso de la pérdida de un bien de valor importante, la aparición de una enfermedad que demanda altos costos de tratamiento o el fallecimiento de la persona cabeza de hogar, situaciones muy comunes en la actualidad. Sin embargo, pese a su importancia, aún no hay una cultura general sobre este tema. Es más, según el presidente de Colseguros, Francis Desmazes, aunque exactamente no existen cálculos de cuánto le cuesta a un país que sus ciudadanos no se encuentren asegurados, sí es claro que no estarlo genera situaciones como el cierre de empresas, con la consecuencia del despido de sus empleados o la venta obligada de las propiedades de una familia, etc. Para qué sirven Un seguro es una alternativa de protección ante el impacto económico negativo que puede generar un evento inesperado, tanto para un grupo familiar, como para una compañía; porque la riqueza de estos sectores está relacionada principalmente con el valor de su patrimonio o activos y con la posibilidad de generar ingresos. “Además, se emplean para acompañar a las personas, porque fuera de recibir una indemnización material en pesos, pueden encontrar una asesoría integral, para obtener el bienestar y la tranquilidad para el asegurado y sus beneficiarios”, indica la compañía Suramericana de Seguros. Beneficios adquiridos Asegurarse involucra conceptos tan importantes como la identificación de los riesgos, la planeación y la prevención para la protección de los seres queridos y la estabilidad patrimonial, la tranquilidad en el presente y la correcta inversión para el futuro. “Quien adquiere un seguro obtiene protección y respaldo. En el caso de las familias, se ampara el sostenimiento del nivel de vida del grupo familiar, mientras que en las empresas, se vela por los intereses de los accionistas y la continuidad del negocio”, destacó Desmazes. Por estas razones, es mejor asegurarse que lamentarse luego de sufrir algún percance para el cual no estaba preparado. 2,5 millones de colombianos están cubiertos actualmente con una póliza de microseguros, según un informe de Fasecolda.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido