Profesión: pensionado feliz

Cuántas veces ha dicho, en medio del estrés del trabajo, algo así como: “no veo la hora de retirarme y dedicarme a rascarme la barriga sin que nadie me... moleste”.

POR:
mayo 06 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-06

En reuniones de amigos, no falta la conversación sobre todo lo que van a hacer cuando ya no tengan que trabajar más. La fantasía y los sueños vuelan: jugar golf todo el día, viajar y viajar, dedicarse al tenis, leer todo lo que no se ha leído, ir a cine, por fin aprender a cocinar, ver todas las películas que compró pero nunca vio, tomar cursos de pintura, hacer yoga, bailar tango... Sin embargo, fácilmente les puede pasar que llegan a los 50 y 60 años y tampoco van a poder hacer ninguna de esas cosas, ya no por falta de tiempo sino de planeación: no previeron las condiciones económicas, familiares, de salud y sociales para poderlas realizar. Eso del retiro siempre se ve muy lejos y el día que llega nos coge desprevenidos, sin plan B, y ahí viene el choque frente al cambio de estilo de vida. Señoras y señores: el retiro se planea desde ya, no importa si tienen 15, 25 o 50 años. Eso hace parte de algo que no nos han enseñado a hacer que es el proyecto de vida. “No es otra cosa que la organización de las diferentes dimensiones del ser humano a lo largo de la vida con planes y metas a corto, mediano y largo plazo”, dice la sicóloga Adriana Londoño, directora del programa de pensionados y adultos mayores de Colsubsidio. Además no hay que posponer las actividades de aprendizaje, recreación, deportivas, de disfrute, de relaciones sociales y familiares para después, todas hay que practicarlas porque todas hacen parte del ser humano. PREVISIONES Se ha puesto a pensar que qué le garantiza que cuando llegue a los 50 años sí pueda jugar tenis. ¿Acaso ha hecho el ejercicio suficiente como para mantenese en forma? O si su idea es viajar y viajar, cuando tenga 55 años sí tendrá los recursos necesarios para hacerlo o se le ‘olvidó’ ahorrar para eso. Y si lo que quiere disfrutar es de su familia, ¿ellos no le irán a reprochar lo descuidada que la tenía? Por eso desde ahora planifique con la flexibilidad teniendo en cuenta que las condiciones son cambiantes y cada ciclo de la vida trae sus afugias, intereses y satisfacciones. Así que tenga una lista de los recursos que necesita para tener lo que quiere. * Recursos económicos. Esté al tanto de la reglamentación laboral para saber los derechos que tiene en cuanto a pensión, por ejemplo. Calcule cuánto dinero le va a llegar por este concepto y cuánto necesitaría para llevar la calidad de vida que quiere tener. Así podrá hacer previsiones de ahorro o de tener otra actividad económica que le dé ingresos. * Salud. La salud no se consigue de la noche a la mañana sino se construye a diario con la buena alimentación, el ejercicio y hábitos saludables. * Recursos afectivos de relaciones sociales. Entre más redes de apoyo tenga será más fácil la adaptación a este momento de la vida. La familia puede ser fundamental sino la perdió por andar trabajando, lo mismo los amigos. * Actividad. No es lo mismo trabajar que estar ocupado. Si planea su retiro, no le pasará aquello de que desayunó y quedó desocupado. Es el momento de dedicarse más a aquellas actividades que le gustan. Aproveche los servicios de cursos, talleres y encuentros de las cajas de compensación, del club social si pertenece a alguno, de grupos de la parroquia, ponga sus conocimientos al servicio de una institución o del banco del tiempo. También puede redescubrir habilidades y gustos. Fomentar un hobby puede convertirse en el retiro en una fuente de ingresos. Lo esencial es que lleve una vida en la que pueda combinar integralmente el trabajo, el aprendizaje y el disfrute de actividades y personas cercanas. LA PENSIÓN PREVISIONES. Recuerde que, según la ley, los hombres se pensionan a los 60 años y las mujeres a los 55. Pero a partir de año 2014, la edad será a los 62 y a los 57 respectivamente. Además de la edad, se necesita, hoy, tener 1.075 semanas cotizadas y éstas van aumentando de a 25 cada año hasta llegar a 1.300 en el 2015. Usted puede ahorrar para su pensión régimen de prima media con el Seguro Social o de ahorro individual en cualquier fondo de pensiones. Tenga en cuenta que no recibirá en pensión la misma suma que recibía por salario. En el primer caso será entre un 65 y un 85 por ciento según el tiempo trabajado. Y el de ahorro individual, para una pensión mínimo, debe tener un capital de por lo menos el 110 por ciento del salario mínimo mensual vigente. Saque cuentas y piense en opciones adicionales. Planear su retiro le puede traer un vejez más tranquila A Alberto Zuluaga no lo cogió fuera de base su retiro hace ya 25 años. Con la calma del caso fue organizando sus cosas para ese momento. Tener todo en orden ha sido un factor importante para que ahora, a sus más de 80 años, viva tranquilo y muy sano. “Paralelo a mi trabajo en ventas en el sector automotriz, tenía unos negocios que me permitieran asegurar recursos económicos más adelante. Mi señora me ayudaba administrándolos mientras yo trabajaba. Así la transición al retiro no fue fuerte porque tenía en qué ocuparme”. También quiso invertir en el campo pero no le fue tan bien cultivando, así que prefirió organizar la finca a donde va seguido con su familia. Allí se encarga de cuidar los jardines y frutales. Siempre fue deportista pensando en la salud. Primero el tenis, pero por complicaciones en la rodilla, ahora sólo camina cinco kilómetros tres días a la semana. “Cuando estaba en el campo automotriz me entregué demasiado, de 7 a 7. Por eso al retirarme quería disfrutar de mis hijos, y ahora de mis nietos y mis bisnietos.” Sigue vinculado a algunas juntas directivas, “lo que me mantiene actualizado”, y también se reúne dos veces por mes con algunos compañeros del colegio. “Es importantísimo tener amigos, compartir cosas con la esposa y seguir ocupado en lo posible. Eso hay que planearlo con tiempo”. 23 por ciento de ellas personas mayores de 60 años recibe una pensión en el país.

Siga bajando para encontrar más contenido