El progreso social, una tarea pendiente

Seguir reduciendo la pobreza y la desigualdad, generar más empleo formal y disminuir el déficit de vivienda, frentes claves.

POR:
junio 14 de 2014 - 09:02 p.m.
2014-06-14

Más allá de tener un ambiente macro saludable, lo importante es que los ciudadanos del común sientan una mejora en sus condiciones de vida.

Por esa razón, el componente social debe tener especial relevancia dentro de los programas del Gobierno 2014-2018.

Aquí, la lista de tareas es amplia y urgente, aunque sus soluciones no hayan avanzado al mismo ritmo. Por ejemplo, aparte de seguir reduciendo la pobreza, es fundamental crear las condiciones para que la población más vulnerable encuentre oportunidades de empleo de calidad. El objetivo debe ser generar las condiciones para que no solo haya posibilidades de obtener un ingreso, sino que haya puestos de trabajo dignos y formales.

De igual forma, es clave invertir en educación, no solo para consolidar la cobertura, sino para ampliar la calidad de los programas académicos.

Y, de lograrse la paz, independientemente de la forma en que ello ocurra, el Gobierno deberá ocuparse de todas las tareas que implica el posconflicto.

SALUD Y PENSIÓN NO DAN ESPERA

La salud, en donde hay cobertura pero no calidad, es un tema que exige soluciones inmediatas.

Los recursos deben fluir para que los ciudadanos tengan una atención digna y programas orientados más hacia la prevención, entre otros.

También hay que buscar la forma para que el sistema sea sostenible.

En el caso de las pensiones, también se necesita un ajuste para ampliar la cobertura (solo una de cada tres personas está cubierta), pero que además no haya tanta inequidad en el sistema y que este logre sostenibilidad financiera, a fin de que no siga siendo un boquete para las finanzas públicas.

TRABAJO DIGNO Y FORMAL

En Colombia, poco más del 30 por ciento de la población es pobre, lo cual exige medidas que generen oportunidades para que menos gente esté en esta condición, y que los que salgan no vuelvan a caer en ella.

También es uno de los países con mayor desigualdad del ingreso, con un coeficiente de Gini de 0,539 (entre más cercano a 1, más desigual). En tanto, la tasa de desempleo ha tenido una baja significativa, pues en buena parte del año está por debajo del 10 por ciento. Sin embargo, la informalidad supera el 60 por ciento, lo cual pone sobre la mesa la necesidad de que no solo se requiere empleo, sino que debe ser de mejor calidad.

DEL JARDIN AL PRIMER EMPLEO

Es clave que el nuevo gobierno establezca las bases económicas que permitan la jornada continua, es decir, niños que asistan ocho horas al colegio, con alimentación balanceada y mejores maestros. Esto requiere una inversión altísima. Además, será fundamental duplicar el programa ‘De cero a siempre’ hasta 2,5 millones de niños, pues en esa etapa se desarrolla el intelecto y el físico. Así mismo, garantizar el acceso a formación técnica, tecnológica y profesional como herramienta de progreso y empleabilidad. Para esto será definitivo el papel que cumpla el Sena, ampliando cobertura y programas.

FORTALECER LA RECONCILIACIÓN

Será clave implementar de manera efectiva los temas ya acordados con la guerrilla de las Farc respecto a la política de desarrollo agrario, participación política y fin de cultivos ilícitos y narcotráfico. Fortalecer el proceso con el Eln, para lograr una paz integral.

Así mismo, llevar a cabo un proceso de reconciliación que siente las bases para una paz sostenible y duradera. Históricamente, la firma de acuerdos de paz ha desatado en un comienzo más violencia, con los saboteadores del proceso y las facciones de los grupos ilegales que están en desacuerdo. El Gobierno deberá educar a la ciudadanía para no desfallecer en este propósito y combatir a todos los que se opongan a este objetivo mediante el uso de las armas.

UN TECHO PARA TODOS

Según el Minvivienda, al 2012 el déficit cuantitativo sumó 554.087 unidades y se redujo 5,5 por ciento, mientras que el cualitativo fue de 1'093.006 viviendas que aportaron a una disminución de 10,93 por ciento.

Analistas y gremios reconocen los avances e insisten en mantener algunas estrategias para continuar con la dinámica.

De hecho, en el último año terminado en abril pasado, las ventas de casas y apartamentos nuevos crecieron 8,5 por ciento y por eso es clave contar integralmente con los subsidios, las coberturas a la tasa de interés y el seguro de crédito.

A esto hay que sumarles, como lo advirtió recientemente Camacol, “medidas contundentes que movilicen la oferta de suelo en los lugares adecuados y en el momento oportuno”.

Siga bajando para encontrar más contenido