Proliferación de centros comerciales en Medellín

En días pasados, la Lonja de Propiedad Raíz y Fenalco Antioquia expresaron su preocupación por el incremento en el desarrollo de centros comerciales en el Valle de Aburrá.

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

Se identificaron, entre otros temas, el aumento en el flujo de los usuarios con la consecuente presión sobre las vías de acceso. Al respecto, Álvaro Villegas Moreno, presidente de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI), afirma que “no hay duda de que el desarrollo de estos proyectos corresponde, en principio, a la ley de la oferta y demanda, y que -incluso- su desarrollo impacta favorablemente el uso de mano de obra no calificada y la fabricación de los insumos para sacarlas adelante”. Sin embargo, el dirigente considera preocupante que la construcción de estas obras no tengan en cuenta los planes viales futuros. “Es común que no se tomen las medidas necesarias para modificar las vías de acceso en forma tal que se eviten las posibles congestiones”, agrega Villegas, quien reconoce que esto es producto de la pobreza de espacio público y de parques de recreación no solo en Medellín, sino en otras ciudades colombianas. Asegura que los centros comerciales se han convertido en espacios de nuevas centralidades hacia los cuales converge gran cantidad de gente en busca de esparcimiento, con lo cual se incrementa -aún más- la población y la congestión de las áreas circundantes. El arquitecto Martín Alonso Pérez coincide con Villegas, pero advierte que es indispensable evaluar con cuidado el eventual control de la oferta, porque “se estaría privilegiando a unos y destruyendo a otros”. Aun así, y en respuesta a las inquietudes de Fenalco y la Lonja regional, la SAI reiteró el llamado a los promotores y a las autoridades locales para que se analicen, con mayor atención, la calidad de los proyectos y se aprueben en forma equilibrada considerando no solo el desarrollo en si, sino la infraestructura vial vecina con el objeto de evitar las eventuales congestiones futuras de tráfico. Finalmente, Pérez insiste en que el desarrollo no se puede frenar y que por el contrario lo que se requiere es planeación. “Considero que es una oportunidad para ser más proactivos y verle el lado positivo a este tipo de proyectos, cuya ejecución va más allá de un problema de congestión vehicular para trascender e incentivar el desarrollo urbano, claro, con el cuidado de evaluar la repercusión en el entorno inmediato”. 400 nuevos centros comerciales se sumarían en todo el país durante el 2008. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido