Proponen vender el 10 % de Ecopetrol

Justo después del discurso del presidente Álvaro Uribe en la instalación de un nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso, sobre los riesgos de la economía, y luego de conocer cómo se hará efectivo el recorte del presupuesto del presente año por 1,5 billones de pesos, la Comisión Independiente del Gasto Público hizo nuevas recomendaciones al Gobierno.

POR:
julio 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-22

A través de una carta dirigida a los ministros de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y de Minas y Energía, Hernán Martínez, los comisionados le recomiendan al Gobierno vender el otro paquete de acciones de Ecopetrol, equivalente al 10 por ciento del capital de la empresa, y que está dentro de los márgenes autorizados por el Congreso. La propuesta es que lo obtenido, sumado a la venta de Isagén, ya decidida, se destine a la reducción de la deuda externa o a conformar activos fuera del país a través de un fondo soberano. La Comisión estima que estas operaciones pueden ascender a 14 billones de pesos, equivalentes a unos 8.000 millones de dólares al cambio actual. “Una reducción en la posición deudora neta de esta magnitud mejoraría las posibilidades del país de alcanzar el grado de inversión para su deuda soberana y permitiría blindar la economía frente al creciente deterioro del entorno internacional”, señalan en la carta los miembros de la comisión, Rodrigo Botero, Mauricio Cárdenas, Alejandro Gaviria, Gabriel Rosas y Armando Montenegro. Igualmente, recomiendan que la totalidad de las acciones de estas dos empresas se vendan en Colombia. Señalan además que estimularía la democratización de la propiedad accionaria y fortalecería el mercado de capitales. Asimismo, advierten que “la conversión de los recursos obtenidos en moneda nacional a dólares, para prepagar deuda externa o para constituir activos financieros de la Nación en un fondo soberano, ayudaría a atenuar el proceso de revaluación del peso”. '' El Gobierno no propone nada nuevo, y deja claro que no va a ejecutar nada de lo que tiene que hacer: recortar el gasto”. Rudolf Hommes, ex Minhacienda Analistas esperaban anuncios concretos Analistas, académicos y gremios calificaron de acertado el hecho de que el presidente Álvaro Uribe reconozca la existencia de riesgos para la economía, pero coinciden en que el discurso del pasado domingo en la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso, no incluyó decisiones a la solución de problemas críticos como inflación, revaluación y desaceleración. Así mismo, aseguran que el recorte de 1,5 billones de pesos en el gasto público, cuya composición fue explicada ayer, debía ser mayor si se quería lograr un impacto en la revaluación o en la inflación, así el Banco de la República decidiera, en un caso dado, bajar el próximo viernes sus tasas de intervención. El ex ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, dice que el Gobierno no propone nada nuevo, y deja claro que no va a ejecutar nada de lo que tiene que hacer: recortar el gasto público. Pero el ex ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, sostiene que el Gobierno se dio cuenta del error que cometió en el Plan de Desarrollo, y ahora anuncia rectificación.La tijera fue sobre lo que no se comprometió, sobre todo en inversión El Gobierno anunció ayer los detalles del recorte de 1,5 billones de pesos en el presupuesto del presente año. La tijera implica aplazar proyectos como las mejoras en algunas embajadas, la creación de un batallón móvil, el ingreso de nuevos policías, la construcción de una sede del DAS, la remodelación de algunos edificios de la Dian y la contratación de personal para llenar las vacantes en los diferentes organismos, entre muchas otras cosas, se quedarán para más adelante o definitivamente ya no se harán. Pero también entran en el recorte los recursos del Fondo de Energía Social (Foes) que se usan para pagar la electricidad que es tomada de manera ilegal de los tendidos. “Este Fondo se nutría de las ventas de energía a Ecuador, que no se han dado al ritmo que esperaba el Gobierno. Y como todo gasto corresponde a un ingreso, ya no se dará”, explicó el director de Inversiones Públicas de Planeación, Fernando Jiménez. Eso es lo que trae consigo el recorte de 1,5 billones de pesos anunciado ayer, que de acuerdo con el ex ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, se hizo de los recursos que aún no se han comprometido. Según lo explicó el director encargado de Planeación Nacional, Andrés Escobar, del presupuesto total de inversión para este año, a la fecha se había comprometido el 60 por ciento de los recursos que se traducen en 12,9 billones de pesos. Sin embargo, de los 9,5 billones de pesos que aún restaban por comprometer, se respetaron 1,7 billones correspondientes a programas prioritarios, por lo que el ajuste en materia de inversión (1 billón 1.399 millones de pesos) se aplicó sobre 7,8 billones de pesos. En resumidas cuentas, en inversión el ajuste fue del 13 por ciento. Pero las restricciones también se harán por el lado de funcionamiento y por el servicio de la deuda, en donde el ajuste fue de 498.601 millones de pesos. Dentro de este rubro, se cuentan los gastos de personal que se recortan en 63.000 millones de pesos, los gastos generales en 19.000 millones de pesos y los de transferencias (que se trataba de unas reestructuraciones en diferentes entes) por 254.000 millones. En lo que toca al servicio de la deuda, habrá un ajuste de 161.000 millones de pesos por el lado de la deuda externa, esto asociado a la tasa de cambio. Se tendrán que restringir el uso de celulares y reducir los costos en los servicios generales como aseo, papelería, gasolina y demás. Y aunque todos los sectores del Gobierno aportaron en el recorte, hubo unos que, con relación al presupuesto que tenían asignado para todo el año, pusieron más que otros. Estos fueron los ministerios de Hacienda y Minas y Energía, Planeación Nacional y la Presidencia de la República. Y los que menos recorte sufrieron fueron los de Defensa, Transporte y Protección Social. Pero, fiscalmente ¿qué implica el recorte? El viceministro de Hacienda, Juan Pablo Zárate, explicó que se traducirá en un menor déficit del Gobierno central, pues pasará de una meta inicial de 3,3 por ciento del PIB, a un 3,1 por ciento al terminar el 2008. Y el déficit consolidado pasará de 1,4 por ciento del PIB al 1 por ciento. En materia de endeudamiento también tendrá implicaciones: significa un menor endeudamiento por 700.000 millones de pesos. EL RECORTEEntre los programas que se afectan con el recorte de gastos para este año se encuentran entre otros: la Hidroeléctrica de Guapi con 18.460 millones de pesos menos, en agua y saneamiento básico se tendrán 35.000 millones de pesos menos, adquisición de titulación y tierras tendrá 6.000 millones de pesos menos y en turismo el recorte implica 1.740 millones de pesos. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido